Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Inglaterra y Estados Unidos empatan a 1 en un partido vibrante

Inglaterra y Estados Unidos saltaban al terreno de juego con cierto aire amenazante durante la previa. Todo parecía que iba a ser un duelo intenso, "un combate" igualado y apasionante a pesar de la historia diferente de cada una de las selecciones en los Mundiales. Y la verdad es que así ha sido. Hemos visto un partido emocionante, y posiblemente el mejor partido del Mundial hasta la fecha.
Después de 5 minutos de tanteo, de lo que en boxeo llaman "juego de piernas", en los que parecía que Capello salía a ver de qué iban los americanos, en una jugada rapidísima el balón llegó claro para Gerrard y el capitán, con dos toques "golpeó primero" y abrió el marcador, poniendo el partido aún más interesante, puesto que Estados Unidos seguía con esa idea de descaro, de "no tener nada que perder". Pero el marcador entonces era claro: 1-0 Gerrard
Pese al gol tempranero, Estados Unidos no le perdió la cara al partido. Los americanos parecían querer llevarse el partido "a los golpes", y el control del juego era suyo. Algunos dirán que con Capello en el banquillo rival no es de extrañar. Pero la verdad es que cuando Inglaterra se acercaba al área parecía que le interesaba "ganar por K.O".
Y así, confiando en hacer daño con golpes, Estados Unido golpeó "directo al mentón" de Inglaterra a los cuarenta minutos de partido. Dempsey en una jugada que parecía intrascendente, con un disparo en principio fácil para Green, el portero cantó, llegando a "besar la lona". 1-1
El balón entró llorando en la portería inglesa, pero entró e hizo mucho daño, aunque también justicia.
En la segunda parte, el partido perdió en orden pero ganó en emoción. Cualquiera de los dos equipos podía "tumbar" al rival, pero Inglaterra y sobre todo Rooney eran los que más hicieron por llevarse la victoria. Tremendo partido del delantero que parece que el Mundial va a ser una continuación a su temporadón en el Manchester United.
Pero a pesar de los arreones de Inglaterra, y de algún que otro susto que ha dado Estados Unidos, el partido acabó con un "empate técnico" a uno.
Empate justo, un tiempo para cada uno. Veremos cómo les va a cada selección en próximos combates.