Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gracias España por hacernos vivir una semifinal

Alemania, que derrotó 4-0 a la Argentina de Maradona, será nuestro rival en semifinales. Miércoles, a las 20h30
Hoy España se queda afónica y las vuvuzelas suenan con ritmo folclórico ¡'La Roja' está en semifinales! Hoy, frente a Paraguay, hemos escrito la primera página de la historia gloriosa de este Mundial, de la historia gloriosa de nuestra selección. Y no queremos poner el punto final. Nos espera Alemania, duro rival que ha barrido a la Argentina de Maradona. Pero como bien ha dicho el Guaje 'seguro que Alemania tampoco está tranquila al saber que hemos pasado nosotros'
Quizá hayamos vivido uno de los peores partidos del combinado nacional. Ha faltado velocidad y hemos sido muy predecibles ante una Paraguay muy bien plantada. No hubo una sola ocasión clara, ninguna de las dos selecciones quería arriesgar y se jugó con mucha cautela. Villa no aparecía y eso se notaba en los metros finales. Se llegaba al descanso con el marcador inamovible y sintiendo que se podía hacer mucho mejor.
El segundo tiempo arrancó con Cesc, Silva, Navas y Pedrito calentando en la banda. Del Bosque sabía que el dibujo táctico tenía que cambiar si no queríamos llegar a prórroga, y mucho peor, llegar a la lotería de los penaltis. Si hay algo de lo que puede presumir 'La Roja' es del banquillo que tiene y de todas las alternativas que ofrece.
La entrada de Cesc coincidió con la revolución, con tres minutos de locura. Piqué hizo un penalti muy claro, con agarrón dentro del área a Cardozo. Carlos Batres, árbitro del partido, no dudó en sacar amarilla al español y pitar penalti. Cardozo se fue a la línea de los 11 metros y entonces apareció el santo. El gran capitán de la selección paró la pena máxima y permitió a España seguir soñando con el corazón en el puño.
Y como el fútbol es muy grande, un solo minuto después la oportunidad de adelantarse se le brindaba a España tras el penalti cometido por Alcaraz sobre Villa. Xabi Alonso materializó el primer disparo, pero el árbitro mandó repetir porque Cesc había entrado unos centímetros en el área. Xabi volvió a coger el balón , pero esta vez Justo Villar le adivinó el lanzamiento. Al rechace nadie llegó antes que Cesc y fue derribado por el propio Villar. Ni Batres ni el asistente quisieron ver nada en la jugada.
Los nervios no hicieron que 'La Roja' perdiera el norte, y mantuvo la posesión y control del esférico en todo momento. Faltaba un punto de llegada, de rotura y Del Bosque quitó a Xabi Alonso para buscar las entradas de Pedro.
Mientras, Paraguay continuaba con su juego, esperando al contragolpe y defendiendo prácticamente con todo el equipo. Y entonces llegó el momento en que el fútbol premió a quién más lo buscaba. A falta de siete minutos para el final, en el 83, después de un sutil pase de Xavi, Iniesta se dirigió hacia la portería rival con decisión, vio a Pedrito en la derecha, el tiro de éste acabó en el poste y el rechace acabó en los pies de Villa , que convirtió su quinto gol del Mundial tras una jugada de carambola dando en ambos postes antes de atravesar la línea de gol.
El sprint final del partido fue 'no apto para cardíacos' con dos ocasiones para los de Paraguay en botas de Barrios y Santa Cruz, que Casillas desbarató haciéndonos saltar de la silla, si es que para entonces seguía alguien sentado. Tres minutos se añadió a los 90 reglamentarios, tres minutos que se convirtieron en casi 5 gracias a la parsimonia del árbitro que parecía tener un reloj de arena en el bolsillo.
'La Roja' no hace las maletas y vivirá la próxima cita el miércoles 7 de julio, a las 20h30, frente a Alemania en lo que será una final mundialista adelantada. PODEMOS