Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un castigo agridulce para los frijoles

Una llamada a un cubano salvó a los colaboradores del primer castigo de la semana.

Ole, ole, ole, hoy pringaron los frijoles.