Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Brasil se clasifica tras golear (3-1) a Costa de Marfil en un partido con final bronco

Kaká acaba expulsado en un bronco final de partido. Doblete de Luis Fabiano.
Brasil ya está clasificada tras golear (1-3) a una decepcionante Costa de Marfil. Los de Dunga no terminan de convencer con su juego, pero sí con unos resultados que, a la espera de su último encuentro con Portugal, ya la han colocado en octavos de final (y posible rival de España).
Con el ritmo lento al que el Brasil de Dunga nos tiene acostumbrados y con una Costa de Marfil sin mordiente, el partido no era el encuentro que la afición esperaba (muy al estilo de lo que está ocurriendo en el campeonato en general). Pero en el minuto 25, un Luis Fabiano que no había aparecido aún, agarró el balón tras una buena triangulación 'canarinha' y fusiló a Barry en el primer palo. Fue de lo poco reseñable de la primera mitad.
Pero un doble, y grave, error arbitral(¡vaya partidito se ha marcado el francés Stephane Lannoy!) rompió el partido en el minuto 50: Luis Fabiano anduvo muy listo con un despiste de la zaga marfileña y, tras ayudarse con el brazo en dos ocasiones, hizo el 0-2. A buen seguro que las imágenes del árbitro hablando con Luis Fabiano y comentando, entre risas, la posible mano, no sentarán muy bien en Abiyán. Doce minutos después, una buena jugada por la izquierda de Kaká fue rematada por Elano para sentenciar el choque.
A partir de ahí llegó el caos. El partido, con constantes interrupciones se volvió feo, cuando no violento. Dos tremendas entradas con la plantilla por delante de los costamarfileños dieron como resultado una posible lesión de Elano y ninguna expulsión. En contra, Kaká vió -en pocos minutos- dos tarjetas amarillas (la segunda por una supuesta agresión que no parece tal -o, al menos, ni tan violenta ni en el rostro, como gesticulaba el marfileño-) que le dejarán si jugar el encuentro ante Portugal, pero que sí le permitirán jugar los octavos de final. Entre tanto 'antipartido', Drogba hizo el 1-3 de cabeza. Débil (aunque quizá entendible con un 0-3) se mostró la defensa 'canarinha' en una de las pocas acciones peligrosas que le han hecho en 180 minutos.
De esta forma Brasil se convierte (tras Holanda) en la segunda selección que ya está en octavos de final, y se jugará con Portugal un primer puesto en el grupo que, quizá, no dé como resultado 'evitar' a España.