Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ana y Julio

Su sueño cumplido
Julio y Ana llevan siete años de relación. Se conocieron trabajando en una discoteca. Ella era encargada del guardarropa y el del mantenimiento. El pasaba mucho por su sección para verla y decidieron quedar un día fuera de la discoteca. Parte de la familia de Ana, ya conocía a Julio pero la presentación oficial fue el día de la boda del hermano de Ana, unos meses después de empezar la relación.
A los diez meses el hermano falleció en un accidente de tráfico marcando la relación entre ambos. Aunque fue un golpe muy duro, lo que pasó hizo ver a Ana que Julio realmente merecía la pena.
Cuando se acercaba el primer aniversario la pareja hizo un viaje que le cambió la vida: "Mi fecha de cumpleaños está muy cerca de la fecha de la muerte de mi hermano, para que la gente no me atosigase esos días tan duros nos fuimos de viaje 10 días a Brasil. Al convivir nos dimos cuanta que queríamos estar juntos. Decidimos que nos íbamos a casar a la vuelta. Ahí empezamos a preparar cosas para casarnos."
Teniendo claro que querían pasar el resto de la vida juntos, la primera idea de la pareja era buscar un piso. Comprar una casa en la que poder establecerse como matrimonio.
Según Julio el poder casarse para Ana supondría la ilusión mayor de su vida. De hecho, si no se han casado hasta ahora es porque para él es algo tan importante que merece ser compartido con la familia y celebrarlo