Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alondra

Tercera parte de la serie documental, que contiene impactantes imágenes filmadas por la propia protagonista de la historia en su proceso de cambio de sexo
Sinopsis tercer capítulo. Viernes 6 de marzo a las 00h15
Alondra ha recibido el alta y se despide de Tailandia. Regresa a España y visita a sus amistades para enseñarles su nueva vagina. Mientras tanto, busca trabajo como actriz, modelo, camarera o lo que sea, todo con tal de no tener que prostituirse, pero los gastos que tiene y las repetidas negativas que recibe, la harán volver a la calle. Ahora, sin embargo, se lamenta de que como mujer gana menos dinero porque antes, con pene, era rara y eso se paga más. Sigue filmando sus relaciones con los clientes a cámara descubierta. Eso sí, mantiene su vagina virgen para quien ella considere que puede ser "el hombre de su vida". Finalmente, se decide y viaja a Nueva York a presentarse a su madre, a la que no ve desde hace 10 años, cuando era un adolescente que huyó de Venezuela tras enamorarse de un ingeniero francés.
Información
Alondra tiene 25 años es natural de Venezuela y desde hace varios años reside entre Madrid y Barcelona. Desde pequeño se siente una mujer atrapada en un cuerpo de hombre. Hace años que toma hormonas, se ha operado los pechos y en octubre de 2005 tiene concertó una cita en Tailandia para someterse a una operación de reasignación de sexo. Una cita que le costó un año conseguir. Cada año miles de personas utilizan la cirugía para completar lo que para ellas es la última etapa para conseguir su auténtica identidad.
La docu-serie Alondra: historia de una transexual está dirigida por Carle Porta, periodista y reportero con una amplia experiencia en la técnica del auto-filmado. La serie Hazlo tú mismo emitida también en Cuatro ha sido su último trabajo con esta técnica, pero antes dirigió Efecte miral (Efecto espejo) en TV3 y el documental Huyendo del futuro, también para la televisión catalana. Recientemente ha publicado la novela Tor, la montaña maldita en Anagrama.
Como codirectora ha trabajado en el proyecto Danielle Schleif, periodista procedente del departamento de documentales de la cadena norteamericana HBO y Susana Guardiola, coautora de diversos documentales.
La realización es obra de Pere López, realizador con una importante experiencia en documentales en TV3 y para Cuatro. La producción ha corrido a cargo de las empresas Porta Gaset y Bausan, responsable ésta última del documental Balseros, nominado a los Oscar en 2003 y uno de los largos documentales más premiados internacionalmente.
Imágenes de impacto
La práctica totalidad de las imágenes del reportaje han sido filmadas por la propia protagonista. Alondra ha tenido una cámara durante ocho meses y ha grabado todos los detalles de su vida, desde escenas de prostitución hasta sus reflexiones más íntimas y sinceras, pasando por la despedida de su pene antes de entrar en quirófano y todos los detalles de la operación. También ha auto-filmado su recuperación en el hospital tailandés donde ha sido operada y el proceso de aprender a ser mujer. En el último capítulo Alondra regresa a España para iniciar una nueva vida como mujer pero las circunstancias no son fáciles. Y viajará a Estados Unidos para ver a su madre, una mujer religiosa que se despidió de su hijo Alberto cuando él, siendo un adolescente se fue de Venezuela. En Nueva York descubrirá que su Alberto ahora es Alondra.
En el documental no se ha escondido nunca la cámara. Todas las imágenes se han filmado con el consentimiento de las personas que aparecen. Estas grabaciones de la cámara de Alondra forman parte de la base documental y son complementadas por rodajes del equipo, entrevistas con amigos y familiares e imágenes de archivo.
La técnica del auto-filmado ha permitido la presencia de la cámara en momentos y situaciones de gran emotividad y de gran valor informativo y social, en definitiva, de gran valor documental. Las escenas de prostitución filmadas por Alondra con sus clientes reales pueden incomodar a algún espectador, pero son sin duda, un documento excepcional lleno de autenticidad. También tienen un gran valor los momentos previos a la operación de reasignación de sexo, la operación en sí misma - filmada por el propio cirujano tailandés a quién Alondra deja la cámara instantes antes de ser anestesiada - o el aprendizaje posterior. Y las reflexiones, dudas y certezas de Alondra, captadas en el momento preciso en que ella las siente, aportan grandes dosis de sensibilidad al difícil proceso de cambio de sexo.
La serie documental que emite Cuatro no juzga, solamente muestra, y lo hace de la manera más auténtica posible.
Sinopsis primer capítulo
Alondra trabaja como prostituta para conseguir los siete mil euros del coste de la operación de cambio de sexo. En la primera entrega, Alondra lleva la cámara a la calle y graba escenas de prostitución con alguno de sus clientes en los alrededores del estadio del Barcelona.
Después de trabajar, en su desangelado piso, sin familia ni nadie con quién compartir su tristeza, Alondra se lamenta usando el tono melodramático de los culebrones, su obsesión principal. También explica por qué lleva años intentado cambiar de sexo y qué supone para ella que, a pocas semanas de viajar a Tailandia, su mejor amiga no le devuelva los seis mil euros que necesita para operarse. Pero ella no está dispuesta a esperar otro año y dejar pasar esta oportunidad.
Llevando consigo la esperanza de que su vida mejorará con el cambio de sexo, Alondra viaja con su cámara a Tailandia. A la llegada al hospital de Phuket la amabilidad del jovial Dr. Sanguan Kunaporn, las enfermeras y el personal de mantenimiento reconfortan a Alondra que encuentra el calor y la aceptación que no había sentido desde que murió su abuela.
El día antes de la operación filma una escena cómica y grotesca en el lavado del hospital despidiéndose de su pene. Prestando atención a los detalles más ínfimos, Alondra graba todo el proceso de reasignación genital: las pruebas iniciales, las reuniones con el doctor y sus dudas. Cuando llega el momento de la intervención deja la cámara en manos del equipo médico para que continúen con la grabación.
Sinopsis segundo capítulo
Alondra acaba de despedirse de su pene y entra en el quirófano. La operación de reasignación de sexo, que durará unas siete horas, está considerada de alto riesgo. Alondra le da la cámara al cirujano tailandés para que sea él quien filme la operación. Tras la intervención veremos el proceso de recuperación de Alondra, sola en Tailandia y sin que su familia, que ahora vive en Nueva York, se haya interesado por ella. Está sola y tiene que aprender a ser mujer a los 25 años. Nunca antes había visto una vagina y ahora ella tiene una. La intervención la ha dejado sin fuerzas, con la moral por los suelos y le ha subido la fiebre. El peligro de sufrir complicaciones le da pánico y en la soledad de su habitación recuerda cómo era Alberto antes de cambiar de sexo y que, por nada del mundo, cuando vuelva a Barcelona quiere volver a prostituirse.
Sinopsis tercer capítulo
Alondra ha recibido el alta y se despide de Tailandia. Regresa a España y visita a sus amistades para enseñarles su nueva vagina. Mientras tanto, busca trabajo como actriz, modelo, camarera o lo que sea, todo con tal de no tener que prostituirse, pero los gastos que tiene y las repetidas negativas que recibe, la harán volver a la calle. Ahora, sin embargo, se lamenta de que como mujer gana menos dinero porque antes, con pene, era rara y eso se paga más. Sigue filmando sus relaciones con los clientes a cámara descubierta. Eso sí, mantiene su vagina virgen para quien ella considere que puede ser "el hombre de su vida". Finalmente, se decide y viaja a Nueva York a presentarse a su madre, a la que no ve desde hace 10 años, cuando era un adolescente que huyó de Venezuela tras enamorarse de un ingeniero francés.