Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alemania vence (2-3) a Uruguay en un partido con remontadas

El 'Pulpo Paul' vuelve a acertar, y Alemania queda tercera, y ya espera a un Mundial 2014 en el que tendrán mucho que decir por el talento de sus jóvenes jugadores.
La 'final de consolación' no ha fallado tampoco este año y nos ha regalado un partido entretenido en el que ambos jugaron con menos presión. El que tampoco falla es el 'Pulpo Paul', que ya pronosticó la victoria germana... esperemos que siga igua lde infalible con sus vaticinios y España sea campeona del mundo.
Sin Klose en el partido, Müller (¡menos mal que no jugó frente a España!) y Forlán buscaban los goles que les dieran el pichichi del Mundial (el '10' a punto estuvo de conseguirlo con un impresionante disparo de falta en el último minuto del partido que estrelló en el larguero). Ambos consiguen empatar con Villa y Sneijder, (al que la FIFA le ha 'dado' el gol en propia puerta de Melo) con cinco goles.
El que no tuvo una buena despedida (y eso que está entre los mejores guardametas del Mundial) fue el guardameta uruguayo Muslera. En el primer gol rechaza al centro un disparo lejano de Schweinsteiger que aprovecha Müller. Aunque, para ser justos, parece que el Jabulani también (como demasiadas veces este Mundial) tuvo algo que ver.
Pero Uruguay no se rendía, ya que quería sellar un fantástico Mundial. Así, poco después un robo en el centro del campo significó un rápido cotraataque en el que Luis Suárez (pitado por la afición sudafricana por su mano frente a Ghana) abrió para Cavani que empató. Tras el descanso, los uruguayos siguieron volcados y una fenomenal volea de Forlán (que ha vuelto a demostrar la talla de delantero que tiene) significó la remontada (temporal) sudamericana.
Pero Alemania también quería despedirse con buen sabor de boca, y un centro de Boateng es rematado por Jansen (que ni lo celebró) tras una malísima salida de Muslera. Y a ocho minutos del final, un córner botada por Özil lo lleva a la red Khedira tras un pequeño lío en el área. Forlán tuvo en el último minuto la posibilidad de forzar una prórroga que finalmente no llegó. Así, Alemania queda tercera y Uruguay cuarta, pero ambos pueden sentirse orgullosos de su Mundial.
Aunque los que sí podemos sentirnos orgullosos somos nosotros si mañana finalmente... ¡PODEMOS!