Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nubia, Alf y Aslan

Malas Pulgas. Programa 4. Alf y su dueñaCUATRO
Perros con instintos ocultos en Malas pulgas. Borja Capponi se las ve en esta ocasión con perros de distintos caracteres.
Nubia, cuando nadie me ve
Laura y Pedro conviven con su pequeña galga italiana, Cloe, y una whippet llamada Nubia. Desde que llegó Nubia a sus vidas vuelven a casa con el alma en vilo. Cuando se quedan solas en casa Nubia, salta por toda la cocina, tirando todo lo que encuentra a su paso y llegando incluso a encender la vitrocerámica y a casi prender fuego a la casa. El equipo de Malas Pulgas monta en este caso un dispositivo para poder observar qué hacen las perras cuando se quedan solas en casa y poder corregirlas en el momento oportuno. Al ver las imágenes comprobamos que en realidad es Cloe la que incita el mal comportamiento. Borja enseñará a Laura y Pedro a conseguir que las perras se queden tranquilas en su jaula mientras ellos están fuera de casa. Las perras parecen relajarse en la jaula y automáticamente dejan de hacer destrozos en la cocina.
Alf, macho can
Marta y Oscar son una joven pareja barcelonesa que vive con un perro mestizo llamado Greg y un pequeño chihuahua llamado Alf. A pesar de lo pequeño que es, Alf parece tener los niveles de testosterona y dominancia por las nubes, ya que desde muy pequeño va montando todos los peluches de Marta y acosa continuamente al sumiso Greg. Además se orina por todas las esquinas de la casa marcando su territorio. Sin embargo, lo que más complica la vida a Marta y Oscar es su actitud por la calle. Alf se enfrenta hasta al perro más grande en plan chulesco, y su actitud agresiva con todos los perros hace que pasear con él sea un infierno. La rehabilitación de Alf va encaminada a bajarle los humos y enseñarle a saber estar con sus congéneres. Con la ayuda de una manta que oculta a dos perros en la calle, Borja comprobará que Alf no usa el olfato, sino la vista cuando se encuentra con sus congéneres. El no saber presentarse de la forma adecuada es lo que hace que Alf se comporte de forma inadecuada en la calle, por eso con Borja aprenderá a oler a otros perros y ser olido. Poco a poco Alf irá aprendiendo a estar con otros perros de forma más sumisa y dejará su actitud macarra.
Aslan, el indomable
A Mª José le costó convencer a su marido Joel de comprar un perro. Joel veía complicado, teniendo dos hijos, el ocuparse también del perros. Pero al final su familia le convenció prometiéndole que ellos se harían cargo del animal. Así llegó Aslan, un precioso golden, a casa. Sin embargo Mª José nunca pudo cumplir la promesa de que Joel no tendría que encargarse del perro. Aslan tira tanto en el paseo que es literalmente imposible para Mª José o los niños sacarle. El perro les ha tirado varias veces al suelo, se les escapa, y Mª José a sufrido varios esguinces y tirones que le han llegado a tener de baja en el trabajo. La situación es tan insostenible para la familia que si no funciona el adiestramiento de Borja, han decidido deshacerse del perro. Mientras, Joel está fuera de casa, Borja enseña a Mª José y sus hijos a pasear correctamente a Aslan, para dar una sorpresa a Joel cuando llegue a casa. El perro tira tanto, que Borja tiene que cambiar el collar de lazo por uno de mordisco. Con el cambio de collar, Mª José y sus hijos son capaces de controlar a Aslan de momento. Cuando llega Joel no se puede creer lo que ve. Borja le enseñará también a él como pasear al perro con la bici, para que así haga todavía más ejercicio y sea un perro más tranquilo.