Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Drako, Blanco y Turco

Borja se juega el tipo la primera vez que conoce a Drakocuatro
Borja Capponi se vuelve a ver las caras con Drako, Blanco y Turco.
La familia vive desde hace años atemorizada por este perro mestizo que rescataron de la perrera y fue el regalo de comunión de sus hijos. Desde que llegó, Blanco se convirtió en el guardia jurado de la casa y no permite que nadie salga sin su permiso. Se coloca al lado de la puerta y si alguien quiere abandonar la casa se lanza a morderle. Los miembros de la familia ya se han llevado varios mordiscos.
Borja tendrá que convencer a Blanco de que su tarea ya no es la de proteger la puerta, y a los dueños de cambiar su actitud respecto al perro. Con ayuda de una raqueta, para no retroceder ante los ataques del perro, Borja enseñará a Blanco cuál es su posición dentro de la casa. Como parte del problema de Blanco es que no hace suficiente ejercicio, enseñará a la familia a pasear al perro con la bici para que el perro haga más ejercicio y se convierta en un animal más sereno.
Queti adoraba a su perro, un precioso mastín regalo de unos amigos. Hasta que un día, por intentar quitarle la zapatilla con la que jugaba, Drako casi le arranca el pecho de un mordisco. Desde ese día la familia decidió expulsar al perro de la casa y echarlo al jardín. Queti sueña desde entonces con poder cambiar el sentido de posesión del perro para que pueda volver a vivir con ellos dentro de la casa. Cuando Borja se enfrenta a Drako se encuentra con un perro mucho menos dominante de lo que se imaginaba. A Drako no le cuesta demasiado entender el lenguaje de Borja y cederle su preciada zapatilla. Queti y su marido aprenderán también a comunicarse de otra manera con su mastín y solucionar así los problemas de convivencia con su perro.
Turco, el perro bombero
Por último,Borja Capponi se va a Valladolid a conocer a Turco, el perro que junto al Grupo de Especialistas Bomberos de Castilla León (GEBOCYL) encontró con vida a un niño de dos años en el terremoto que asoló Haití.
Conoceremos la historia de este perro increíble, al que una chica encontró, mucho antes de convertirse en un héroe, maltratado y abandonado en Tarifa.
Junto al grupo de bomberos que participó en el rescate, Borja conocerá cómo es el entrenamiento de estos perros y cómo consiguen que se conviertan en auténticas máquinas de encontrar vida bajo los escombros.