Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Babel, Anakin, Alai y Luna

Babel: Pánico en la calle
Ana y Fernando recogieron a una preciosa perra de la calle llamada Babel. Pronto vieron que Babel tenía un problema sobre todo en la calle: cada vez que oye un ruido de cualquier tipo se asusta y quiere salir huyendo. Esto provoca que pasearla sea un infierno para Ana, algo que se acabó convirtiendo en un verdadero problema para la pareja, que acabó separándose. Borja empieza la rehabilitación de Babel enseñando a Ana a manejar bien la correa. Cuando ya está preparada dirige a la perra directamente a la guerra: a una calle en obras. Con una buena dirección la perra aprende a reaccionar mejor ante los ruidos, y Ana se sentirá capaz de pasear con sus dos perros a la vez.
Alai y Luna, la verdad sobre perros y gatos
Gure Sustraiak es una preciosa granja escuela en el valle del Ollo, Navarra. Allí viven Raúl, Gorka y Pedro en armonía con sus animales. Armonía sólo interrumpida por las continuas cacerías de sus perros Alai y Luna que no consienten que los gatos hagan también su trabajo en la granja. Borja tendrá que emplearse a fondo para conseguir reprimir el primario instinto de los perros por perseguir a los gatos. Lo primero es relajar a los dos perros, que están acostumbrados a dominar el territorio de la granja y a estar en permanente estado de alerta. Una vez más tranquilos llegará el momento de que Alai y Luna se encuentren con su ancestral enemigo, el gato, de una manera distinta.
Anakin SuperStar
Anakin es una chihuahua encantadora si no fuera porque muerde y no soporta a los de su misma especie. La relación de Anakin con su dueña Carmen es muy distinta a las demás. Además de la dueña de la perrita, Carmen es su representante artística porque Anakin es modelo de ropa. El problema es que la fama se le ha subido a la cabeza y se comporta como una diva agresiva con todo aquél que se le acerca. Lo más difícil para Borja Capponi en este caso será acabar con la dependencia que Anakin tiene de su dueña, y con la forma tan humanizada que Carmen tiene de tratar a su perro. Por suerte, a Carmen no le costará mucho trabajo darse cuenta de que ha impedido que su perra se comporte como tal y que por eso no se relaciona con sus congéneres.