Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El amor triunfa en 'Los Gipsy Kings': ¡Kiki y 'la gordita' vuelven a estar juntos!

Esta semana los Fernández siguen intentando convencer a la Gordita para que vuelva a los brazos de Kiki, y parece que sus estrategias y sus detalles funcionan. La que también ha hecho progresos es ‘la Rebe’, que ha dejado en manos de Noelia López, Boris Izaguirre y Rafa Méndez las clases magistrales para triunfar en ‘Miss Gitana’. Además, Noemí Salazar está intentado conseguir que a Raquel, su madre, se le quede el cuerpo de Beyoncé, llevándola a sesiones de acupuntura y de electrofitness ¿Lo conseguirá?

Gordita: "Vi la pancarta, y no le llamé porque puso mal la fecha de la boda"
Los Fernández Navarro se empezaban a impacientar al ver que Kiki se estaba retrasando. El sorpresón se lo llevaron al verle aparecer en la cena con la Gordita. Joaquín y su mujer se emocionaban al escuchar que por fin han decidido irse a vivir juntos y seguir hacia adelante: “Esta es la mejor noticia que hemos recibido en mucho tiempo”.  ¿Kiki se acordará a partir de ahora de la fecha de su boda?
Mariano, Joaquín y Kiki: los reyes del ‘Segway’ y expertos en sacar de quicio ¡No paran!
Mariano, Joaquín y Kiki reconocen no saber estarse quietos: “Tenemos que movernos, tenemos que reírnos de todo el mundo, así somos”. Después de que Jovanna, a la que han bautizado como Lucía, les enseñara el funcionamiento del Segway, los Fernández Navarro han hecho de las suyas, desquiciando a la instructora, que lamentaba no haberse tomado un ansiolítico. De nada les ha servido a ellos las regañinas de ’Lucía’, que harta de su comportamiento, les abandonaba. 
Boris le da una clase de protocolo a ‘la Rebe’
Boris le avisa a ‘la Rebe’ que para el certamen de ‘Miss gitana’ lo primero que tiene que hacer es aparentar seguridad y quitarse los nervios: “No te puedes estar tocando las uñas mientras hablas con la gente”.  El presentador le ha enseñado a saludar, a brindar, y a hablar delante del jurado. Pero Rebe tiene claro que “a posar y a desfilar y a ponerme zapatos altos, nadie me gana”, y que hablar así de bien no van con ella: “Quiero ser modelo, de poner morritos, no de hablar así todo el día".
Noelia López, a 'la Rebe': "La pose morritos, para las fotos de Instagram"
Rebe necesitaba unas clases para mejorar sus desfiles, y Noelia López se ha encargado de impartírselas. Para empezar, le ha pedido que deje de poner morritos, algo que le va a costar. Acto seguido, ha querido que Rebe desfilara con libros en la cabeza para caminar con la postura correcta ¡y lo ha conseguido!. Eso sí, ya ha dejado claro que nada de desfilar en ropa interior o en bikinis.
La Rebe y su padre se emocionan en una clase de pasarela con Rafa Méndez
Después de unas pautas para que Rebeca perdiera su timidez, Rafa pidió a su padre que le dijera un mensaje de ánimo a su hija y nadie pudo contener las lágrimas ante tanta emoción. “Receca, eres la luz de mis ojos” alcanzó a decirle a Rebe antes de que el llanto le desbordara.
Noemí: “Si mi madre quiere ser como Beyoncé, tiene que sufrir”
Noemí ha querido sorprender a su madre con un tratamiento que hacen todas las famosas, y le ha llevado a un centro de acupuntura, algo que no le ha hecho ni pizca de gracia a Raquel: “Todas las chinas son delgadas, algo te ayudará”, le ha dicho la reina de los brillos. Lástima que  Joan Chen haya perdido a una clienta, porque Raquel no piensa volver.
Raquel: "Que moderno todo Noemí, ahora la que está gorda es porque quiere"
Noemí ha querido que su madre probara con otro tipo de entrenamiento de tan solo veinte minutos. Para empezar, el que se tuviera que poner otras mallas y otra camiseta diferente a las que ella se había comprado, ya le ha molestado. Pero para colmo, el entrenador le ha llamado obesa. Entre calambre y calambre, Noemí ha decidido que no la van a volver a ver el pelo.