Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nancy prueba que la suerte no es genética

Podía haber seguido, aún le quedaba la llamada, pero en el último momento esta gijonesa prefirió no tentar a la suerte y plantarse con 1000 euros. Bastante peor le fue a su hermano Micael cuando concursó en Oviedo. No se llevó ni un euro y ni siquiera consiguió ligar con su pareja en el concurso.