Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tiempos modernos

-No, Jack, no puede ser. No creo que esa sea una buena idea. Es cierto, has aportado importantes innovaciones en la construcción de la nueva Catedral, pero creo que has ido demasiado lejos-. Jack no estaba dispuesto a aceptar una negativa. -Pero, Padre, entiéndalo. Se lo ruego. Mi idea supondría un importante ahorro en la construcción del edificio. No podemos rendirnos a las nuevas tendencias. Es importante mantener un interiorismo acorde a este siglo. Señor, le ruego que recapacite unos instantes antes de darme una respuesta definitiva-. -Te digo que no, Jack, no. Lo siento pero en esta ocasión no voy a hacerte caso. Mi decisión está tomada y la respuesta es no-. Jack se alejó protestando entre dientes. Llevaba la decepción pintada en el rostro. El Prior Philip sonrió condescendiente mientras el joven se alejaba. Se arrodilló, miró al Cristo crucificado y musitó: "Perdónale Señor, porque no sabe lo que hace. ¿A quién se le ocurriría decorar una Catedral con muebles de Ikea?"