Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sandra y sus hijos viven sin luz desde hace tres semanas: “Pedimos vivir dignamente”

Ni Sandra ni su pareja tienen trabajo, han okupado un piso, al igual que otras quince familias en el mismo edificio, y llevan sin luz tres semanas, lo que supone no tener calefacción, agua caliente o nevera. Han intentado buscar una salida habitacional, un alquiler social para poder contratar la luz, pero no lo han conseguido: “Intentamos llevar una vida lo más corriente posible aparte de no tener luz, lo que pedimos sobre todo es vivir dignamente”.