Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alejandro empieza con un evento pequeño

El padre de Alejandro sostiene que a su hijo le falta ambición. A este emprendedor le gusta disfrutar de la vida: "para mí la vida es eso, ser feliz con lo que haces, te salga bien o te salga mal". Y eso es al fin y al cabo lo que hace. Su amiga María ha preferido irse del proyecto, y Alejandro confiesa que ha sido una liberación. En el lado de los éxitos, ha conseguido su imagen de marca, ha garantizado la seguridad de sus tirolinas, y ha encontrado muy buenos socios para la empresa. Ha perdido la amistad de María, ha fracasado con la financiación, y no ha encontrado un emplazamiento fijo para su tirolina.