Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Has mentido tres veces. ¡Bienvenida al infierno!"

Tomas falsascuatro.com

Masters entra en la sala de cirugía en medio de una operación.

Masters: Ya he entregado mi ficha.
House: ¿Y por el camino no habrás parado a hacerle una punción a Trece? La rigidez de Trece, sus pupilas pequeñas y la jaqueca tremenda que disimula te delatan.
Masters: Sí, y así transgredí una regla
House: Mi regla. Te dije "desafía al poder", no a mi poder.
Masters: ¿Por qué está tan mal que no me guste mentir?
House: No, que no te guste está bien, no hacer lo que no te gusta te convierte en una niñita y desperdicia tu potencial.
Masters: Quieres que sea como tú y no lo conseguirás.
House: Es lo último que quiero. Así ninguno de los dos sería excepcional.
Masters: ¿Crees que soy excepcional?
House: No, ya no.
Masters: Puedo hacer mi trabajo sin compromisos.
House: No, ya no porque no te dejaré. Adiós a la residencia. Es hora de que Masters se despida. Disfruta siendo cirujana. Te irá bien.
Bienvenida al infierno
Masters entra en la sala de cirugía en medio de una operación.
House: ¿No tenías una cirugía?
Masters: Me he salido. He dicho que iba a hacer pis.
House: Una mentira, pequeña pero por algo se empieza.
Masters: Me preocupa la paciente
House: Otra mentira, te preocupa ser excepcional
Masters: Dije a su padre que cuidaría de ella
House: Y tres mentiras. Bienvenida al infierno.
La segunda enmienda de House
La paciente se está muriendo y aunque no le guste la idea, Masters decide pedir consejo a House.
Masters: Estoy bloqueada
House: No lo estás. El caso ha acabado. Vuelves a cirugía.
Masters: Nadie evitará el viaje de Khendal. Debes intervenir.
House: El cartel de la puerta dice diagnóstico. Un buen diagnóstico significa que he acabado.
Masters: Podría morir
House: Estoy seguro de que las leyes dicen que todos tenemos el derecho a ser idiotas. La segunda enmienda.
Masters: Te pasas la vida denunciando la hipocresía y obligando a la gente a afrontar la verdad. ¿Y esta vez no?
House: No, porque ya la han afrontado.
Masters: Y han tomado una decisión que casi seguro matará a su hija.
House: Por mí vale. Yo quería un diagnóstico y lo tengo. ¿Qué quieres tú?
Masters: No quiero que muera.
House: Infringe las normas.
Masters: No puedo.
House: O sea que colorear dentro de las líneas es más importante para ti que salvarle la vida. Me equivoqué en una cosa. No eres excepcional.
Otros pildorazos
(Foreman le pregunta a Trece por qué no dijo a dónde se fue) Los seres querido son los últimos en saberlo. Los seres queridos y los exnovios robóticos enfadados.
Masters, no te apures, no hay malas opciones. O eso dicen quienes toman opciones horrorosas.
2.- ¿Sabes hacer una punción lumbar? ¿Sabes hacer 9 punciones y decir que son 10? Madura un poquito, nena.
3. (House secuestra a la gallina de Wilson) ¿La quieres supercruji o según la receta original?