Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Infección de Bartonella y aneurisma micótico

El paciente tiene un largo historial de fracturas con tornillos en todos los miembros, clavos que le estabilizan la columna y una placa de titanio en el cráneo.
Se presenta al hospital con la nariz rota, una fractura en el cráneo, el diafragma rasgado y una extraña pérdida de audición. Tras una prueba de equilibrio para saber el alcance de la lesión del oído, el paciente empieza a escupir sangre.
El problema es que las resonancias y radiografías no sirven debido a todas las placas y tornillos que tiene. Así que House pide a sus médicos que abran al paciente y le examinen con su propia vista. Al final House averigua que no se trataba de pérdidas auditivas parciales, sino lagunas. Una infección de Bartonella provocó un aneurisma micótico, lo que le provocaba lagunas temporales y con ello la pérdida de la audición.
Un aneurisma micótico es una infección en una de las arterias, lo que dificulta la circulación correcta de la sangre. En el caso del paciente fue provocada por Bartonella, una bacteria que proviene por lo general de los insectos como mosquitos, garrapatas y pulgas.
Para el tratamiento del aneurisma es necesaria la cirugía, colocando un clip en el cuello de la arteria.