Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El primer día: Un brunch con trampa y primeros roces

... el momento de las presentaciones fue tenso: iban a conocer a los compañeros de viaje de esta experiencia televisiva, en principio, llena de lujo y glamour. ¡Por fin se desvelaba la incógnita!
Gemma y Paula fueron las primeras en conocerse: "Físicamente no tenemos mucho que ver", concluyó Paula nada más darse el beso de presentación. La conversación derivó hacia la preparación del viaje: "Tenía ocho maletas preparadas...", le explica Gemma a una Paula con cara asombrada: "¿Ocho maletas?" .... "A mi la gente que va fardando de... yo creo que esas cosas tampoco hay que decirlas", le contaría Paula a cámara poco después. O sea, que en la primera toma de contacto entre Paula y Gemma feeling, lo que se dice feeling, ¡poco!
Menos mal que pronto apareció Eduardo y Paula encontró alguien con quien conversar más... como diríamos... de tú a tú. Los dos son de Madrid, los dos viven en lujosas urbanizaciones, visten parecido... En fin, que a ver en qué acaba este buen rollo inicial.
A Gemma, por su parte, solo le faltó echarse en los brazos de Christian cuando este apareció por la puerta. "Qué guay, cómo mola tu estilo". ¿Se consolidará la primera impresión durante la convivencia entre el mallorquín y la catalana?.
Acabó el brunch y comenzó el viaje en limusina. Fiesta, champán, risas... y ¿alguna zancadilla de Cayetana a Gemma, cuando ésta dijo que estaban yendo a Paris? ¡Juzga por ti mismo!