Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un madrugón con resaca para cantar las 40 en bastos

Como no hay mal que por bien no venga, la experiencia sirvió para que Macarena le cantara las 40 a las que no arrimaron el hombro en las tareas matutinas. Es decir, a Paula y Jessica .
Mientras los demás hacían las camas y ponían orden en la casa, ellas prefirieron tomárselo con calma y hacer lo propio de las auténticas y genuinas Hijas de papá. O sea: darse una buena ducha, maquillarse, ponerse unos cuantos gramos de cubreojeras contra el resacón y aparecer presentables a los demás.
Macarena, que además de ser Miss está demostrando ser capaz de sobrevivir, no se cortó un pelo y decidió soltar por esa boquita de Miss todo lo que pensaba. O sea, que llamó de todo menos bonitas a sus dos compañeras no tan churruquis.
De Paula piensa que es "una niña pequeña sin capacidad para hacer nada" y de Jessica... bueno, en fin... que la Miss andaluza se ha sentido "como una chacha" gracias a la catalana.
Un mal despertar lo tiene cualquiera y en Hijos de papá, gracias al mal café de una resaca sin curar, ya empezamos a ver muy clarito quién es capaz de superarse y arrimar el hombro y quién se refugia en su pasotismo y su cara bonita para no dar palo al agua... Aún a costa de los demás, que son tan Hijos de papá como el que más.
¿Acabarán como el rosario de la aurora?