Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gemma: 22 años

Por extraño que parezca, Gemma sueña con ser una mujer artificial y que se note. Para conseguirlo, obliga a sus padres a pagarle todo tipo de tratamientos estéticos, incluída la cirugía.
Gemma, que nació en Tarragona hace 22 años, no entiende a sus padres porque se pasan todo el día atendiendo sus negocios. Los define como ricos con mentalidad de pobres a los que les encanta trabajar, palabra que a ella le provoca depresión.
Sus padres intentaron encauzarla poniéndole un negocio que costó 400.000 euros pero ella no lo atendió y lo arruinó en seis meses.
Ella lo tiene claro: es rica y no le ve sentido al trabajo. Se dedica a gastar e invertir en ella misma.
Asegura que todo el mundo la envidia por su glamour y su estilo y es algo que le gusta.