Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuando las víctimas son los padres

El maltrato crece de forma preocupante y no se queda sólo en la amenaza y el chantaje, sino que muchas veces llega a la violencia física, a la agresión, una conducta que va en aumento y ha desatado las alarmas tanto en la Fiscalía de Menores como en el propio Juzgado.
En algunos de los trimestres del 2010, las denuncias de padres contra sus hijos por maltrato sumaron casi la mitad del total de procedimientos abiertos en el órgano judicial.
Las edades de estos menores con comportamientos violentos en el ámbito familiar oscila entre los 14 y los 17 años y su extracción social es media y media-alta, ya que su actitud tiene más que ver con la carencia de normas claras que permitan al niño saber realmente cómo debe comportarse y le ayuden a asumir la frustración como un elemento más de la vida.