Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cintia y Edu dejan atrás su relación tóxica: "¡Por que el futuro sea mejor!"

Eduardo y Cintia son pareja, viven en casa de la madre de la joven y mantienen una relación tóxica. Esa es la novedosa situación a la que se enfrenta Pedro García Aguado. Por primera vez, el coach de Cuatro tiene que tratar a una pareja de jóvenes violentos que tiranizan a la madre de Cintia, que tiene que soportar graves episodios de violencia tanto hacia ella como entre los dos jóvenes. "Su realción es lo más horrible que he visto yo", dice Esther, que gracias a Pedro García Aguado y a Sonia Cervantes conseguirá reconducir la situación en su casa y que la pareja deje de llevar una relación insana.

Los celos y el control son algo rutinario en la relación de Cintia y Eduardo. Ambos se han acostumbrado a esta relación tóxica y no saben cómo salir de ella. ¿Dónde estás? y ¿con quién estás? son las preguntas más habituales en su relación, que está marcada por la violencia. "Si va a comprar algo me lo tiene que decir. No puede irse de la casa sin decir nada. ¿Dónde estabas? Yo tengo que saber siempre dónde estás?", dice Cintia, que llega a mandar a su chico más de 100 mensajes al día.
La relación de Cintia y Eduardo está marcada por las prohibiciones y la violencia. Cada día, Cintia puede enviar más de 100 whatsapp a su novio, que ante el comportamiento de su chica ha decidido vengarse haciendo lo mismo. "Yo quiero a mi novio para mí y para nadie más. No soporto que hable con ninguna chica. Tengo que saber en cada momento dónde está y con quien", dice Cintia, que se desespera cuando su chico amenaza con dejarla. "Tienes que estar aquí conmigo porque no puedo estar sin ti", le dice Cintia a Edu, que se siente agobiado. "No me deja salir solo, lo del teléfono es una locura. Está pendiente de si me conecto o no. Yo también soy celoso. No me gustan las tonterías, para eso es mi novia."
La madre de Cintia sufre la violencia de la pareja
Además de la violencia entre ellos, Cintia y Edu desatan su agresividad contra Esther, la madre de la joven. Cintia ha obligado a su  madre a que acoja en su cas a Edu. "Va  a estar aquí siempre, mientras esté yo aquí va a estar aquí siempre. Va a entrar, va a venir y va a estar aquí siempre. Es mi felicidad, yo quiero que esté aquí. Si a ti no te ha ido bien en la vida a mí no me va a pasar igual", dice la joven.
Esther se siente incapaz de hacer nada. "Mi hija me ha impuesto a su novio aquí en casa a la fuerza. Está así de violencia desde que el novio vive con nosotros y ahora sufro la violencia de los dos. Tengo miedo de verme con los dos. Ella trabaja y aporta 20 euros a la semana y se cree con derecho a todo pero yo no quiero que viva aquí, quiero que venga los fines de semana", dice Esther, qu está muy preocupada por la relación de la pareja. "Mi hija y su novio son celosísimos. Su realción es lo más horrible que he visto yo, peleas superduras, yo no lo aguantaría. Tienen faltas de respeto mutuas, lo paso fatal. Me gustaría vivir en paz."
Por su parte, Edu considera que tiene derecho a vivir ahí porque su novia quiere que esté allí. "Yo estoy en casa de Cintia porque ella quiere que esté y yo también quiero estar con ella. Su madre no se tiene por qué meter en nuestra vida. Me importa un carajo lo que ella diga."
Pedro García Aguado separa a Cintia y Eduardo
Desde que Eduardo se trasladó a casa de Esther, la convivencia se ha convertido en un infierno. La relación de la pareja ha afectado mucho a la armonía familiar. La violencia ha pasado de la pareja a la madre de Cintia por lo que Pedro García Aguado y Sonia Cervantes deciden separar a la pareja. En apenas unos minutos, Cintia sufre un ataque de ansiedad.
Cintia, sobre la relación con Esther: "Es mi madre y me tiene que aguantar"
Desde que decidió que su novio se mudara a su casa, la vida de su madre se ha convertido en un infierno. Cintia tiene que ponerse en la piel de su madre y comprender que no tiene derecho a tiranizarla y agredirla de la forma en la que lo hace. "Tú te mueres y no lo puedes pasar mal pero tú con tus decisiones haces lo pasen mal los demás y que la pesadilla lo vivan los demás. Lo que tú has sentido, tu madre lo lleva viviendo desde que impusiste meter a Eduardo en casa. Encima están las peleas que tenéis delante de ella y los chantajes de no darle los 20 euros. Si quieres seguir viviendo bien en tu casa sin que los demás vivan una pesadilla acuérdate de esto", le dice Pedro García Aguado a Cintia que cree que su madre está obligada a aguantarle todo. "Es mi madre y me tiene que aguantar. Es lo que le ha tocado."
Tras escuchar a Cintia, Pedro García Aguado le explica lo equivocada que está. "Tener hijos no significa tener  una pesadilla toda la vida porque tu hija no se comporta como tiene que comprtarse. Si no lo quieres para ti no se lo hagas pagar a tu madre. Soluciona las cosas con tu pareja, aprende a vivir en pareja y deja de meter la pesadilla en casa cada día."
Eduardo, a Pedro García Aguado: "Cállate la boca, no te pongas delante de mí"
Aunque Eduardo asegura que quiere trabajar, pierde los nervios en cuanto ve a su suegra. "Lo hacéis para joder o para reirte tú", dice Eduardo, que acusa a su suegra de mentir. La intervención de Pedro García Aguado en la discusión provoca aún más al joven. "Cállate la boca, no te pongas delante de mí", le dice Eduardo a García Aguado, que le explica lo equivocado que está. "Tiene a dos personas haciéndole la vida imposible. Vengo aquí para que valores que si vives en su casa se merece más respeto. No hay víctimas ni culpables hay comportamientos que hay que cambiar. Voy a decirte cosas que no te van a gustar, vengo a darte otra realidad", le dice Aguado a Eduardo.
Esther y Cintia, cara a cara
Esther impone las normas en su casa, dice lo que hay que hacer y se cree con derecho a todo. Ante esta situación, Pedro García Aguado decide que madre e hija se digan las cosas a la cara. "No quiero que esteé edu en casa entre semana. Eso no es felicidad. La felicidad está en uno mismo, está en que se respete mutuamente la gente. Si quieres libertad te vas. Quiero gente que me respete y se respire silencio y serenidad. No me tengo que tragar a tu novio, puede venir el fin de semana a visitarte pero no estar en mi casa todos los días.  Él tiene casa", dice Esther. 
Nada más escuchar a su madre, Cintia salta. "Si te importara mi felicidad dejarías que Edu estuviera conmigo todo el día. No le puedes decir a una pareja como se tiene que comportar. Si los 20 euros que te doy los ahorra a  lo mejor tenía para irme a algún sitio. Hacemos todo y nunca ves lo bueno. Siempre te estas metiendo con él y conmigo. Mi novio es joven ya tendrá tiempo de trabajar. No tienes por qué decir que no vale para nada. Tengo que estar en tu casa hasta que Edu encuentre un trabajo y me pueda largar, que es lo que quiero, largarme de tu puta casa. A Edu lo necesito en mi casa todos los días", dice Cintia, que cree que su madre tiene que aguantar todo. "Yo soy la reina de mi casa."
Tras escuchar a Cintia, Pedro García Aguado le explica lo equivocada que está. "Tu madre quiere que si vives en su casa tengas un mínimo comportamiento que si viene es cuando ella le permite. Cuando estéis en casa quiere que vuestras diferencias estén fuera. Tú quieres estar al lado de ella para someterla y que el otro siga chupando del bote para que lo puedas tener todo controlado. Todos nos regimos por unas leyes, esto es la realidad, la que no quieres ver. Eso significa madurar y asumir las propias responsabilidades", le dice Pedro García Aguado, que cuenta con la ayuda de un abogado que les explica que únicamente es Esther la que tiene el derecho a disfrutar de su casa y a decidir quién vive en ella.
Cintia confiesa que Edu le fue infiel
Los celos marcan la relación de Cintia y Edu. "No voy a permitir que salga como una cualquiera a la calle. A mí se me negó primero y como yo no puedo hacer nada, ella no puede hacer lo que yo no veo bien", dice Eduardo mientras Cintia permanece dentro de una sauna sin apenas poder respirar. Su relación está viciada y no son capaces de salir de la espiral de violencia en la que vive. "He estado así cuatro años por qué no voy a seguir. Si tiene que ser así, así será. No puedo hacer nada", le dice Cintia a Sonia Cervantes a la que confiesa que Edu le fue infiel.
Tras escuchar a los dos jóvenes, la psicóloga de 'Hermano Mayor' les explica los peligros de su relación. "Es una relación peligrosa. En este tipo de relaciones tiene que venir alguien y abrir la puerta porque hay peligro de muerte. Tanto que os queréis, ninguno de los dos le ha abierto la puerta al otro. Estábais pensando quién aguantaba más y en ningún momento habéis pensado en acabar con el sufrimiento del otro. Hasta que el otro no mueva un dedo yo tampoco y el sufrimiento del otro me importa un bledo. ¿Dónde está el amor? O os ponéis las pilas y cambiáis o esta relación tiene que terminar", les dice a los jóvenes.
Eduardo está dispuesto a dar un paso adelante. "Si no cambias tu actitud y tu forma de hablar esto se va acabar. Yo no puedo estar con una persona así. Tengo mis fallos pero me estoy cansando. Te lo digo en serio. Tú estás igual o peor y no veo que pongas nada de tu parte", le dice a Cintia, que parece dispuesta a intentar cambiar.
[[OBJEC]]
Cintia se avergüenza de sus errores
Mientras Edu va avanzando en la terapia, Cintia mantiene mayor reticencia. "Me encanta ser el centro de atención, me gusta que la gente me admire, me aclame…", le dice Cintia a Pedro García Aguado, que sin que ella lo sepa coloca fotografías de su comportamiento en el vehículo. Cuando lo descubre, Cintia explota. Sale del coche para arrancar las fotografías y reconoce que se avergüenza de que los demás vean su comportamiento. Sin embargo, aún no es consciente de que vivir entre gritos y peleas es un calvario para quien lo sufre.
Edu se da cuenta de que se ha equivocado: "No me tengo que comportar así"
Alejado de Cintia, Edu tiene que entender que su comportamiento en casa de Esther imposibilita la convivencia. Para ello, Pedro García Aguado romperá uno de sus sueño. Eduardo quiere ser entrenador de fútbol pero Pedro García Aguado no se lo pone nada fácil. Tras preparar un entrenamiento con mucha ilusión, el equipo de fútbol destroza todo. "No entiendo por qué hacen esto', dice el joven, que por fin entiende que con su comportamiento y el de Cintia han roto la felicidad de Esther. "No me tengo que comportar así", dice el joven.
Cintia: "Siempre he sido inferior y me da miedo que Edu se vaya"
Tras varias semanas de trabajo, Sonia Cervantes se reúne con Cintia y Eduardo para ver su evolución.  Empecé a cortar cuando ella me cortó a mí", dice Edu, que cree que comportarse de la misma manera que Cintia es lo normal. "Serías inteligente si no te movieras por venganza. Siempre vas buscando venganza con Cintia. Sé tú mismo. Si criticas a Cintia por algo no se lo devuelvas, le dices que no te gusta y que si se vuelve a repetir que esta relación no te compensa", le dice Sonia a Edu, que por fin se da cuenta de que tiene que cambiar. "No hay que competir, si siempre compites al final caen los dos", dice Edu, que por primera vez desde que empezó la terapia se muestra cariñoso con su novia, que también se da cuenta de que hay que cambiar. "Lo que os diga a cada uno de vosotos hacedlo con independencia de lo que haga el otro."
Tras el trabajo con Edu, le toca el turno a Cintia, que reconoce a la psicóloga de 'Hermano Mayor' sus miedos. "Me quiero poco, siempre me he sentido inferior. Siempre he sido inferior y tengo miedo a que se vaya Edu." Con la confesión de Cintia, Sonia Cervantes le da la clave para cambiar.  "Mientras te mires al espejo y no te guste lo que ves, te vas a hundir. Cuando nos dejan de querer, lo pasamos mal pasamos un duelo y seguimos adelante pero estás provocando que Edu haga eso. Estarás en el número 1 cuando seas tu misma y hagas lo que quieras hacer sin miedo a nada. Si has sido capaz de hacerlo estos días por que´no vas a ser capaz", le dice a Cintia, que promete que cambiará. "No tengo que mandarle tantos whatsapp, no tengo que prohibirle las cosas, no tengo que hacer todo lo que hago y tengo que dejar de tener miedo."
Cintia: "Me siento fea por dentro"
Cintia y Edu ya han dado los primeros pasos para el cambio. Pedro García Aguado quiere hablar con la joven para descubrir los motivos que le han llevado a comportarse así. "Yo no me siento capaz de hacer las cosas solas. Me siento por dentro fea, tengo carencias. Tengo miedo a no poder vivir sola, a no saber llevar mi casa. Siento que no podría con todo", dice Cintia, que reconoce que se siente protegida por su madre.
Con Cintia mucho más receptiva, el coach de Cuatro le explica a Cintia que no se puede permitir que el miedo guíe su vida. "El miedo a perder a las personas todos lo hemos tenido y no opuedes estar, por ese miedo, ahogando a los demás. Has sabido superar la separación de tus padres, estás ganando un sueldo, acabaste la ESO, terminaste el francés… Eres una persona capaz, eres una persona que ha superado adversidades y que está aprendiendo a madurar. Si piensas así la violencia bajará."
Cintia y Edu, dejan atrás su relación tóxica: "¡Por que el futuro sea mejor!"
Tras varias semanas de trabajo con Pedro García Aguado, ha llegado el momento de que Cintia y Edu condenen su comportamiento. "Me duele ver todo esto. A mí me da vergüenza. Parecemos enemigos, me ha dado rabia por los dos", dicen Cintia y Edu, que quieren recuperar la ilusión de los primeros momentos. "Quiero que sea como cuando empezamos, que era todo muy bonito." Después de este cambio, la pareja se merece un premio. Pedro García Aguado y Sonia Cervantes les preparan la cita ideal. Resulta todo un éxito. "Así te quiero ver siempre, contenta como tú eres", le dice Edu a Cintia por la que brinda por un futuro mejor.
Cintia y Edu se reconcilian con Esther
Solucionados sus problemas de pareja, Cintia y Edu se tienen que enfrentar al comportamiento que tenían con Esther. "Me siento supermal, mi madre no se lo merece no tiene por qué estar aguanatando eso. No me gusta ver a mi madre sufrir y encima por mi culpa", dice Cintia, que acompañada por Edu corre a pedir disculpas a su madre. "Perdona mamá. Te quiero. Ya no te voy a hacer pasar por todo eso." Edu también pide perdón. "Perdona por mi comportamiento. Eres como mi segunda madre", le dice Edu a Esther, que les pide que cumplan sus normas. "Me gustaría que respaldaran. Quiero que cada uno duerma en su casa y que se vean los fines de semana. Así es mejor para ellos", les dice a los jóvenes, que están dispuestos a cumplir las nuevas normas. "Voy a hacerle caso, voy a tener más tiempo para mí y no voy a agobiar tanto a Edu.... Voy a respetar su decisión y cuando me diga que puedo estar con ellos estaré con ellos y que sean todos buenos momentos", dice la pareja que agradece a 'Hermano Mayor' su intervención en su caso. "Nos habéis abierto los ojos. Sin vosotros no podríamos haber salido de esta mierda que no s rodeaba. Sois maravillosos todos."