Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jessica, a su madre: "Siento haberte tratado así. Te quiero mucho"

Tras un duro proceso de aprendizaje, Jessica ha dado cuenta de que su familia la quiere y que ella ha cometido muchos errores. Jessica se rompe y emocionada, se reencuentra con los suyos. "Siento haberte tratado así. Te quiero mucho", le ha dicho a su madre. Jessica ha cambiado pero sus padres también se han dado cuenta de sus errores y las necesidades de Jessica. "Siento todos los errores que he cometido. Te quiero y te necesito", le ha dicho su padre en una carta que supone el comienzo de una nueva vida para ambos.


La situación en casa de José y Antonia es insostenible. Desde hace tres años, Jessica se ha vuelto una joven incontrolable. Se pasa el día en la calle con su amiga Jenni, no busca trabajo, destroza todos lo que encuentra a su paso.
Los reproches en casa de Jessica son constanes. La joven no perdona que sus padres la dejaran una temporada en casa de su abuela, que su padre pasara una mala racha y que su madre defienda a su hermano. Jessica tiene la mecha muy corta y pierde los nervios con facilidad.
Pedro analiza la relación de Antonio y José con su hija
Ahora están perdidos. No saben como manejar la situación con su hija y Pedro quiere saber el origen de los problemas de Jessica. Ante el coach de Cuatro, Antonia y José reconocen sus errores. La situación familiar era complicada, José tenía adicciones y la familia decidió trasladarse a Cuenca con Jessica. "A raíz de venir de allí fue peor."
La agresividad de Jessica se desbordó, tenía mucha rabia contenida y no sabía manejarla. La situación se volvió insostenible y su padre decidió romper su relación con ella. "Estamos negados el uno para el otro. Por culpa de su madre hemos tenido tantos problemas que no tengo ninguna comunicación con ella. Echo de menos que de un beso, un abrazo, echo de menos su sonrisa que me cautiva", dice su padre. 
Jessica se rompe: "Estoy pidiendo que me den cariño"
Tras varios días de trabajo con Pedro García Aguado, Jessica empieza a reflexionar. Al escuchar sus gritos y los insultos que dedica a su familia en un estudio de grabación, Jessica empieza a expresar sus sentimientos. "Mis padres nunca se han venido conmigo a decirme lo que hay. Quiero que me digan que me estoy equivocando, no que me vean haciéndome un porro y se den la vuelta. Si no me han regañado es porque no han querido porque hace dos años se me podía regañar", dice Jessica que ante la presiónde Pedro García Aguado se rompe. "Sólo estoy pidiendo que me den cariño. Llevo estando sola dos años."
Poco a poco, Jessica empieza a mostrar sus sentimientos. Gracias a Sonia Cervantes, Jessica reconoce las cosas en las que ha fallado a su familia. Entre lágrimas, la joven reconoce que ha visto llorar a su madre en muchas ocasiones. "No la trato bien porque siempre está defendiendo a los demás."
A lo largo de estos años, Jessica ha roto la relación con su familia. Ni siquiera la relación con su hermano, con quien Jessica mantenía una relación muy especial, ha podido sobrevivir a la ira de Jessica. De ser cómplices han pasado a ser grandes enemigos, sólo porque César no siguió la fiesta a su hermana. "Empiezo a salir con sus y mi hermano empieza a alejarse."
La familia de Jessica reconoce sus errores
La familia de Jessica también se somete a terapia con Sonia Cervantes. Antonia, José y César hablan con la psicóloga para descubrir su parte de responsabilidad en el comportamiento de Jessica. "Yo podía haber tenido otro trabajo que me hubiera permitido criar a mis hijos con mi mujer", dice José, que reconoce la poca dedicación a su hija, con la que no mantiene relación. "Me cuesta hablar con ella porque lleva mucho tiempo haciendo las cosas bien y tomé la decisión de no hacerme cargo", dice José, que asegura que a partir de ahora hablará con su hija. 
Ante la ausencia su padre, César ha intentado ocupar ese lugar y le pesa haberlo hecho cuando no le correspondía. "He intentado hacer el papel de mi padre", dice César, que a partir de ahora tratará de trabar su papel de hermano.
Antonia se siente culpable del comportamiento de su hija. "Me ha tocado todo: llevar una casa, tres hijos, trabajo, los problemas económicos... No sé si he tenido la culpa de que Jessica sea así porque cuando eran pequeños para que me dejaran en paz les daba todos lo que querían", dice entre lágrimas mientras explica a Sonia que a partir de ahora dejará que su marido se encargue de la familia. "Ahora que luche su padre, yo le apoyaré en todo y procuraré respetar lo que diga. Reforzarnos los dos."
Jessica se reconcilia con su familia
Tras varios días de terapia, Jessica se ha dado cuenta de que no puede seguir atormentada por su pasado y que no puede tratar a su familia de una forma tan violenta. Jessica ha recapacitado y poco a poco está aprendiendo a convivir con sus recuerdos. Su familia también quiere intentarlo y por eso se reencuentrar uno a uno con Jessica.
César quiere recuperar a su hermana y ella, por primera vez, se disculpa. "Lo siento por todo, por todo lo que he hecho cuando éramos pequeños y por haberte fallado de mayor. Te quiero", le ha dicho a su hermano mientras se abrazaban.
La segunda persona en abrazar a Jessica ha sido Antonia, su madre. Después de muchos años de gritos y reproches, madre e hijo quieren empezar de cero. "Siento haberte tratado así. Te quiero mucho", le ha dicho a su madre que por primera vez en mucho tiempo puede demostrar sus sentimientos a su hija. "Yo te quiero más de lo que te imaginas."
El último en unirse al grupo ha sido José. El padre de Jessica quiere hacer borrón y cuenta nueva y recuperar la relación con la niña de sus ojos. "Siento todos los errores que he cometido en casa y que te han afectado a ti. Te quiero y te necesito. Es mi niña y siempre lo será y ahí me va a tener para lo que quiera", le ha dicho José después de años de distanciamiento. Emocionada, Jessica se ha abrazado a su padre. "Te quiero", le ha dicho, rompiendo así las barreras que les impedían tener una relación en los últimos años.