Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detener la espiral de autodestrucción de Sheila y ayudarle a superar una terrible pérdida, en 'Hermano Mayor'

Odio manifiesto hacia su madre, agresividad y actitudes autodestructivas. La vida de Sheila, una mallorquina de 24 años, gira en torno a una espiral de rencor. El reto de Jero García será revertir estos sentimientos negativos, pero antes tendrá que ahondar en el pasado de la joven para cerrar una herida profunda que ha marcado su vida. Con este nuevo objetivo se plantea la próxima entrega de ‘Hermano Mayor’, uno de los más emocionantes vividos por el coach, que Cuatro emitirá mañana en prime time.

Sheila tiene 24 años y solo se preocupa por salir de fiesta, fumar porros, beber, jugar a la ruleta y correr con el coche. Cuando sale de fiesta, busca pelea y en su pueblo es conocida por meterse en problemas. Sale de marcha todos los días, llega a casa bien entrada la mañana y se levanta a las siete de la tarde. Sheila no duda en conducir, aunque haya bebido, fumado o no haya dormido, sin tener en cuenta las consecuencias.
Su madre ya no sabe qué hacer con ella. Sheila la odia porque considera que tiene un carácter débil y que, por eso, le embargaron la casa. También odia a su tía Paqui porque compró algunos muebles en aquel momento y, en opinión de Sheila, se aprovechó de la mala situación familiar. El objetivo de Jero García es que Sheila deje de beber, de fumar, de buscar peleas, que respete a su madre y sea responsable con el coche, pero Sheila no se lo pondrá fácil. Está a la defensiva y se niega a colaborar. Tiene una actitud desafiante y descreída. Jero no se da por vencido y utilizará como terapia una dura dinámica de supervivencia.
Sheila se verá perdida a la deriva en medio del mar, tendrá que apuntalar barcos, enfrentarse a una ruleta premonitoria que le mostrará el devastador futuro que le espera si no cambia de vida, poner a prueba su forma física y, sobre todo, su fortaleza mental. Para ello contará con la ayuda de piragüistas profesionales, con diseñadoras de alta costura y con dos testimonios sobrecogedores que harán que Sheila se replantee su comportamiento. En la entrevista Jero y Bárbara descubren que una terrible pérdida ha marcado la vida de Sheila. Con la ayuda de la psicóloga Bárbara Tovar, la joven conseguirá cerrar ese episodio doloroso e iniciar su recuperación.