Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La familia de Alejandro

AlejandroCUATRO
Alejandro es un veinteañero que vive con sus padres en una casa que ya se ha convertido en un infierno. No estudia, no trabaja y no está dispuesto a seguir la disciplina del hogar. Consume porros y es muy agresivo con su familia, especialmente con su madre, a la que provoca constantemente. El deterioro de la relación es muy grave, las comidas son una sucesión de gritos y disputas que en demasiadas ocasiones llegan a las manos.
Consumió toda clase de drogas a una edad muy temprana, lo que le llevó a algunas situaciones límite, pero ahora sólo fuma porros. Dejó de estudiar y aunque tuvo un trabajo lo perdió al cerrar la empresa y ya no le queda ni paro. Recrimina a sus padres que no le den más dinero para sus gastos. Se levanta a mediodía, come si le gusta lo que hay sobre la mesa y se va con los amigos de su antiguo barrio. Como vive a contracorriente, se pasa toda la noche despierto, deambulando por la casa, en una habitación que ha convertido en una auténtica pocilga.
Sus trapicheos con las drogas y problemas afectivos han condicionado una gran parte de su vida, toda su adolescencia y su primera juventud. Para él su vida pesa como una losa y se enfrenta a las consecuencias de su pasado sin saber cómo resolverlas, se siente atrapado, no puede cambiar y, paradójicamente, cree que es lo suficientemente adulto como para no necesitar ayuda.