Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los sakai no nos reciben con una sonrisa

Esta raza del sur de Tailandia ha quedado reducida a un pequeño grupo de personas atemorizadas que nos reciben con miradas hostiles.

 También allí ha llegado la globalización. Lejos de lucir taparrabos y portar lanzas, los jóvenes  visten con imitaciones de primeras firmas de moda internacional.  Además, observamos que se alimentan casi exclusivamente de un tubérculo con sabor parecido a la castaña y que casi todos padecen una especie de infección que les produce marcas blanquecinas en la piel.