Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Frank y su equipo visitan un centro de rescate de osos Luna en Vietnam

Esta fundación lucha contra el maltrato de estos animales y la traumática extración de su bilis

Frank visita Animals Asia, una asociación en Vietnam donde se protege a los osos maltratados y heridos que son rescatados por la Policía y por ciudadanos que denuncian esta situación. En este lugar se reintegra al animal su hábitat natural y se les ayuda a cicatrizar las heridas abiertas en su cuerpo y en su mente.

En el parque nacional de Tam Dao, en Vietnam, se encuentra el Centro de Rescate de Osos de Animals Asia. El objetivo de esta fundación es combatir el maltrato de la especie, sobre todo en las regiones de China y Vietnam, y proveerlos de un lugar seguro donde vivir.

El centro alberga 71 ejemplares de oso Luna, todos ellos liberados del horror de vivir en una jaula, donde les sacan bilis de su vesícula por sus supuestas virtudes terapéuticas. Los ojos de estos animales nos revelan el estrés y el dolor que han experimentado durante su cautiverio en condiciones lamentables.  Allí llegan nerviosos y traumatizados, por lo que, antes de convivir con otros de su especie deben pasar los primeros 40 días aislados. Un trabajador nos muestra una jaula minúscula donde, según nos cuenta, vivieron dos osos durante seis años.

Según nos traduce Frank, "todo el mundo miente" sobre la procedencia del oso, así que lo primero que hacen es examinarlo en una equipada clínica. Allí les toman la tensión y les hacen una revisión a fondo y una ecografía, entre otras pruebas, para cerciorarse de que no tengan enfermedades o heridas que no se puedan ver en un chequeo superficial.

Posteriormente llegamos al recinto donde viven los osos. Poco a poco, los animales aprenden a sociabilizarse con los de su especie y se les proporciona comida de forma similar a cómo la encontrarían en la naturaleza. Sin embargo, es muy difícil que estos animales puedan regresar en algún momento a la selva de la que provienen, principalmente porque no sabrían ocultarse de las mafias que trafican con ellos, y volverían a atraparlos en pocos días.

Si quieres saber más sobre la actividad de la fundación Animals Asia y apoyar su causa visita la página web www.animalsasia.org.