Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unos invitados muy especiales ayudan a Frank a pesar una pitón de casi cinco metros

Natural Frankcuatro.com

Estaban de vacaciones y Frank les invitó a comer a su casa, lo que no podían esperar es que, minutos antes, hubiera atrapado una pitón. Frank les pidió que le ayudaran a pesarla y medilar, y lo hicieron.

El primer protagonista es todo un personaje y Frank lo encuentra tomando el sol: “Es un lagarto de cuello Frilled, al que hay que asustar para que despliegue el cuello para asustar a sus enemigos”. Frank sabe lo que significa intentar coger con las manos a un lagarto de este tipo “ya se me han escapado dos”. Frank  grita y hace aspavientos para que su nuevo amigo deje de ser un lagarto normal y se convierta den todo un espectáculo de la naturaleza. Este lagarto es un auténtico dragón que tiene un cuerpo muy pequeño “es muy escuchimizado” y una cola muy larga. También se le conoce como el lagarto volador ya que suele correr sobre las dos patas traseras y parece que volara y por eso las tiene muy desarrolladas. “Les gusta comer insectos, vegetales e incluso algún ratón  pequeño”.   
Pero las verdaderas estrellas del programa de Frank tienen nombre propio: Eugenia Silva, Alfonso de Borbón, Javier Hidalgo y Sol González. Son amigos españoles que están de vacaciones en Bangkok y que han ido a comer a casa de Frank. “Antes de recogerles en el aeropuerto me han dado una pitón y quiero que mis invitados me ayuden a pesar y medir al animal”. La modelo se atreve incluso a cogerla con las manos y Javier también aunque un poco más asustado, “no pasa nada, tenéis que estar tranquilos”, asegura Frank que finalmente confirma que la pitón pesa 23 kilos y mide casi cinco metros.
Durante su estancia en Australia Frank encuentra un pájaro boca de rana, “es como un búho, que durante el día se mimetiza con los árboles sobre los que se posa cuando se siente amenazado”.  Vive en la zona norte del país y se alimenta de serpientes. Es un ave diurna y por la noche duerme sobre el suelo.   
En Tailandia se celebra el Día de la Madre y Frank lo festeja con su familia en el colegio de los niños donde se ha organizado un festival con la participación de los pequeños. Hay canciones, bailes y hasta meditación. “Llevo aquí más de cuatro horas y me niego a grabar la actuación de mis hijos haciendo el tonto”, decía Frank.  Al final del acto, los niños regalan a su madre una flor y un gran abrazo.
Frank tiene también buenos consejos para los chavales sobe el tráfico ilegal de animales. Nos cuenta que en el aeropuerto han encontrado unas crías de búhos ocultas en una maleta. Dos han muerto y tan solo una ha conseguido sobrevivir: “No tenéis que ser caprichosos a la hora de pedir animales de compañía que deben estar en su hábitat natural”.      
En la sección de Brico-Frank aprendemos a limpiar un acuario para nuestros anfibios. Frank lo que quiere es dar una sorpresa a sus hijos y por eso  instala una cámara en la habitación y así poder ver cuál es la reacción de los pequeños. “La cara de los niños no puede disimilar su alegría al comprobar que su padre les ha limpiado el acuario para su nueva mascota”. Objetivo conseguido “les he hecho felices”. Pero aquí no queda todo, Frank decide al día siguiente levantarse temprano y preparar un desayuno sorpresa para toda la familia: “Huevos fritos con gominolas y anacardos”.   
En una zona rural de cultivo de arroz, en Tailandia, Frank nos sorprende con una Cobra Escupidora Ecuatorial, “es muy peligrosa por el veneno que escupe y que te puede dejar ciego, además, si te muerte te puede matar”.  
Volvemos al viaje de Frank por Australia. Mientras conduce por una carretera encuentra a un joven ciclista, al que para y le pregunta qué está haciendo allí. Es holandés y va desde Melbourne a Darwin durante 9 semanas y algo más de 8000 kilómetros. “Los dos estamos locos, tú por ir en bicicleta y yo por buscar serpientes”. Durante el viaje le sorprende una tormenta y hace un alto en el camino donde encuentra una serpiente que solo vive en Australia, “es una serpiente amorosa, tal y como la llaman los aborígenes porque siempre van en pareja”.