Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El nuevo curso. Comienza la revolución

La revolución del nuevo Fama convierte la Escuela del programa en un auténtico centro de estudios en el que, durante esta temporada, se impartirá un curso docente completo y dividido en dos niveles
Los alumnos deberán superar las distintas fases de su aprendizaje en la Escuela. La constancia, la disciplina y la determinación serán imprescindibles para ganar el premio de esta edición: una beca de estudios en una prestigiosa escuela de danza.
Fama Revolution: El Campus. Una férrea prueba de acceso.
50 bailarines han superado los castings. Sólo 25 de ellos han tenido hueco en la nueva Escuela. Durante las dos primeras semanas, los concursantes convivieron en El Campus, unos barracones militares aledaños al centro de danza, donde cada día desmostraron sus habilidades y capacidades para ganarse un hueco en el nuevo Fama.
División por estilos
25 alumnos, 5 estilos: Broadway, Jazz, Lírico, Comercial y Street. Los alumnos competirán por la inmunidad grupal e individual.

La Escuela, en dos niveles
Tras el duro adiestramiento, comienza un curso totalmente distinto a los anteriores. Todo puede pasar. No hay reglas. Por primera vez en la historia de Fama, los alumnos no se someterán a una mecánica establecida ni competirán por parejas, sino individualmente. Sólo ellos mismos serán responsables de su progreso y de su futuro en la Escuela, pero, como siempre, los espectadores tendrán la última palabra.
Los primeros días en la Escuela servirán a la directora del centro y los profesores no sólo para evaluar la destreza de los chicos y asignarles uno de los dos niveles en los que la Escuela se divide esta temporada: Básico y Avanzado. Mientras que los alumnos del nivel Básico deberán soportar la presión de las nominaciones, los chicos y chicas del Avanzado disfrutarán de inmunidad, premios y coreografías grupales. Sin embargo, la jerarquía de la Escuela se puede ver afectada por los alumnos más ambiciosos. Cada semana, los mejores alumnos del Básico podrá retar a los peores del Avanzado. Un reto semanal que puede hacer girar las tornas de la Escuela, y que servirá de estímulo a los alumnos de Básico en los momentos más duros de su formación.
Evaluación continua
Los miembros del Jurado de Fama Revolution evaluarán todas las actuaciones que hayan realizado los concursantes durante la semana, ya sean individuales, por parejas o en grupos, y elaborarán una lista de nominados cuyo número variará en cada fase del aprendizaje. Una decisión para la que se tendrá en cuenta el baile final de cada semana, pero también el esfuerzo y trabajo que cada alumno haya desarrollado semanalmente.
Se trata de una evaluación continua donde lo importante no será ese momento estelar, sino el esfuerzo acumulado del alumno. El público tendrá la última palabra a la hora de decir el nombre de los expulsados de la Escuela. A través de sms, los espectadores determinarán la suerte de los alumnos de Fama Revolution.
Coreografía de grupo, un examen sorpresa con premio
Sin previo aviso y sin una periodicidad determinada, los alumnos tendrán que enfrentarse algunas semanas a una coreografía de grupo asignada por los profesores, con el objetivo de que el Jurado evalúe quién es el mejor intérprete semanal. El elegido disfrutará de un premio especial.
Normas de convivencia: el Tribunal vigila
Las diferencias entre alumnos serán mediadas y resueltas por el Tribunal de Convivencia de la Escuela, moderado por Lola González, que se encargará de asegurar el buen ambiente y la sana competitividad entre los concursantes.