Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El bajón de Kevin

El bailarín, tras un bajón, se niega a bailar y amenaza con irse de la Escuela. Su situación personal le pasa factura
Nueva indisciplina en la Escuela de Fama ¡a bailar!. Kevin decidió, de forma unilateral, no bailar en el programa del miércoles. Tanto Lola como su profesora de la semana, Maribel, le recomendaron no hacerlo y, de hecho, no le dieron autorización. Pero él siguió en "sus trece" y no quiso salir a la pista de baile, dinamitando de esta forma su continuidad en la Escuela y situándose en la cuerda floja.
Lola fue tajante: "Para mí has perdido la ilusión y quiero comunicarte que, a partir de este momento, estás nominado". Una decisión que afecta solo a Kevin y no a su pareja, Jennifer, la última en entrar a la Escuela de Fama.
Kevin engordará la lista de nominados del jueves, día en el que se decide quién o quiénes son los peores bailarines de la Escuela. Seréis solo vosotros quienes podáis salvarlos de la expulsión.
Recordemos que han sido tres las expulsiones indisciplinarias de la Escuela hasta ahora: Sally, que fuefulminantemente expulsada, Rubio, el primero en ser expulsado y Strephon.
SU SITUACIÓN PERSONAL LE PASA FACTURA
Sin embargo, nadie sabe si Kevin aguantará hasta el jueves en la Escuela ya que ha reiterado en muchas ocasiones su intención de marcharse.
Y es que al joven bailarín se le está juntando mucho. Parece que está un poco obsesionado con Lisa, de quien dice quererla muchísimo. Pero Lisa ya le ha repetido en más de una ocasión que tiene novio fuera de la Escuela aunque, en su día a día, no pare de darle cariño y de mostrarle afecto. Parece ser una relación condenada al fracaso.
Por eso, y por estar nominado, Kevin ha amenazado en varias ocasiones con abandonar la escuela y hasta se negó a bailar, lo que le costó poner su plaza a disposición de todos vosotros. Mañana sabremos quiénes le acompañarán en la cuerda floja.