Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

“La vida nos ha cerrado todas las puertas y esta era la única alternativa”

'En el punto de mira' habla con dos padres españoles que tuvieron que contratar el servicio de una madre subrogada. Ellos prefieren mantener el anonimato porque consideran que en España está mal visto. "No entiendo por qué con la gente a la que le han donado un órgano no ocurre lo mismo", comentan. En España los niños subrogados solo son reconocidos por el padre. Las madres deben iniciar un proceso de adopción.