Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las pruebas de que la planta de residuos peligrosos que ardió en Chiloeches era ilegal

Chiloeches, un pequeño pueblo de Guadalajara, ha batido el récord con seis incendios de plantas de residuos peligrosos en poco tiempo. El más sonado fue el que se produjo el 26 de agosto de 2016: ardieron 50.000 toneladas y el fuego duró casi ocho días. El incendio se produjo poco después de que el Ayuntamiento y la Junta de Castilla La Mancha ordenaron su cierre porque no tenía licencia. En el pueblo todos sospechan que realizaba una actividad ilegal y que mezclaba residuos peligroso con no peligrosos. De hecho, un testigo directo nos muestra unas pruebas que nadie más ha visto antes. Unas fotografías de cómo se trabajaba en la planta en las que se ven los residuos mezclados y tirados por un suelo empapado de estos residuos peligrosos. Un perito experto en este tipo de siniestros nos confirma que la empresa se ahorró unos dos millones de euros con el incendio, el total de lo que costaría retirar esos residuos de una forma adecuada.