Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estefanía, perseguida por el sentimiento de abandono

Estefanía vive obsesionada con su imagencuatro.com

A sus 19 años, Estefanía siente terror a quedarse sola. Abandonada cuando era un bebé, la joven no puede desprenderse del sentimiento de abandono. Los problemas en casa superan a su madre que no sabe cómo controlar el carácter irascible de su hija, que no para de recordara que no son sus padres. "Un día mi padre me dijo que era adoptada. Me sentía mal", dice la joven, que tiene en 'El campamento' su última oportunidad para cambiar su vida.

"Tiene un demonio dentro". Así define a Estefanía su hermana. El carácter de la joven de 19 años hace la convivencia insoportable. Los gritos son la forma de comunicarse de Estefanía que siempre consigue lo que quiere.
Obsesionada con la imagen, la joven tiene el armario repleto de ropa y zapatos. "Me gusta ir bien, soy presumida", dice de sí misma Estefanía, que  no puede olvidar que es adoptada. "Un día mi padre me dijo que ellos no eran mis padres, que era adoptada. Me sentía mal", dice la joven que recuerda constantemente que su hermana si es hija biológica.
El sentimiento de abandono ha acompañado a Estefanía toda su vida lo que le ha provocado pánico a estar sola. En un intento desesperado por deshacerse de ese lastre, Estefanía ha optado por tener siempre novio. 
Por último, cuando no consigue lo que quiere, Estefanía pierde los nervios. La joven comienza a gritar, se exalta y arremete contra su madre, que tiene miedo de ella.