Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Yeray: "Si saliera de aquí la ayudaría en todo lo que pudiera y más"

Tras varios ataques de ansiedad y después de negarse a realizar una travesía por el desierto, el equipo de terapeutas de 'El Campamento' decide que es necesario que Yeray hable con Sonia Cervantes para encontrar el origen de sus problemas e iniciar el comino hacia una nueva vida.

La evolución de Yeray es lenta. El joven ha dado grandes pasos en sus primeros días en 'El Campamento' pero aún arrastra grandes frustraciones. "El peso más grande es el de no poder haber hecho feliz a mi madre en este tiempo, haberla hecho sufrir tanto. Durante cinco años no le he dicho ni una vez que la quiero", confiesa el joven, que sabe que su madre le quiere pero que él no lo ve. 
"Sé que mi madre me quiere pero no lo veo"
Durante los primeros días en 'El Campamento', Yeray se ha dado cuenta de que necesita a su madre y que la muerte de su padre supuso un punto y aparte en la relación con ella. "Desde la muerte de mi padre todo se la echó encima", dice el joven, que reconoce que es posible que el dolor por la pérdida se convirtiera en agresividad.
Dispuesto a cambiar y gracias a la ayuda dde Sonia Cervantes y el resto del equipo, el joven reflexiona sobre su vida y su relación con su familia, especialmente con su madre. "Si saliera de aquí la ayudaría en todo lo que pudiera y más", dice Yeray.
Otras asignaturas pendientes
Además de su madre y el dolor por la muerte de su padre, Sonia Cervantes le ha hecho ver a Yeray que tiene otros problemas. El autocontrol y el pensamiento negativos han provocado los ataques de ansiedad al joven.
Yeray está en el buen camino
Aunque todavía tiene mucho camino por recorrer, Sonia Cervantes le ha dicho a Yeray que aunque tiene cosas por resolver, está en el buen caminio. "Has recorrido un camino grande pero que tienes cosas pendientes".