Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alberto confiesa a su padre que es homosexual

Tras cinco años viviendo una doble vida, Alberto tendrá que hacer frente a su mayor miedo. Ayudado por Pedro García Aguado y el equipo de terapeutas, el joven se reúne con su padre y le confiesa que es homosexual.

Ni los castigos de grupo, ni el paso de los días disuaden a algunos de los chicos a la hora de incumplir las normas lo que provoca el malestar del resto del grupo. Algunos de los chicos empiezan a estar hartos de que siempre sean los mismos los causantes de las sanciones generales, lo que provoca más enfrentamientos.
Alberto se enfrenta a sus problemas
Para seguir evolucionando, Alberto tiene que afrontar sus miedos. Obsesionado con la doble vida que lleva por ocultar su homosexualidad en su casa, el joven sigue las indicaciones de los terapeutas y se reúne con su padre.
Con el apoyo de Pedro y su equipo y, sobretodo, de sus compañeros, Alberto pone fin a cinco años de mentiras y confiesa a su padre que es homosexual.
Yeray sufre un ataque de ansiedad
La tensión en el grupo empieza a pasar factura a Yeray que tendra crisis de ansiedad cada vez con más frecuencia. Además, entre Itxyar y Estefanía seguirán saltando chispas.
El juego de Sonia
Poco acostumbrados al esfuerzo e incapaces de controlarse, Sonia, la psicóloga del campamento, les propondrá un ejercicio con unos semáforos que advertirán de su nivel de  tensión y detectarán qué es lo que les enciende la luz roja.