Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los chicos incumplen las normas y son castigados

Primer día en el campamentocuatro.com

Con la reunión de todos los chicos rumbo al campamento comienzan los problemas para el equipo del programa. Nada más conocerse, el grupo decide celebrar el comienzo de esta nueva etapa de su vida fumándose unos porros. Ni la aparición de los colaboradores de Pedro García Aguado en escena les hace deshacerse de las drogas. La primera noche en 'El Campamento', y a sabiendas de que estaba prohibido, los chicos vuelven a tomar las sustancias ilegales.

Ni la llegada a 'El Campamento' parece ser motivo suficiente para cambiar. Los chicos parecen retar al equipo del programa con su actitud y acuden al encuentro con el grupo cargados de drogas.
La primera fiesta no tarda en producirse. Nada más conocerse, los chicos deciden fumarse unos porros para romper el hielo.
Ante la actitud de los jóvenes, Pedro García Aguado y su equipo deciden tomar medidas. Antes de llegar al campamento situado en Cabo de Gata, el grupo sufrirá su primer castigo: dormir en una cuadra.
A pesar de las reticencias iniciales, el grupo acepta su castigo, que no consigue los efectos deseados por el equipo de terapeutas. La noche en la cuadra es una continuación de la fiesta de la mañana anterior. Los chicos sacan las drogas que les quedan y pasan parte de la noche en vela fumando marihuana.
A la mañana siguiente, el grupo continúa el camino hasta el campamento pero su comportamiento tendrá consecuencias. A la llegada a Cabo de Gata, Pedro García Aguado comunica al grupo que deberá cargar con un cesto de abono mientras montan las tiendas de campaña.
El grupo se enfada y algunos de los chicos evitar cargar con el cesto y reciben la reprimenda de Pedro García Aguado.
Superado el castigo, a la mañana siguiente los chicos retan a los monitores. "O nos dais más tabaco o nos quedamos de brazos cruzados", les dice Alberto, tremendamente indignado por haber pasado la noche con el olor de abono junto a la tienda.
Cada comportamiento tiene unas consecuencias
Ante la actitud rebelde del grupo frente a los castigos, Nacho Santisteban, educador social, intenta explicar a los chicos el objetivo de las sanciones al grupo. "Es un simbolismo para ver si entendéis que vuestros actos tienen unas consecuencias", les dice a los chicos, a los que advierte de que las cosas suelen empeorar antes de mejorar.