Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antártida: El terrible mar de Drake y La tormenta perfecta

Jesús Calleja se dirige a la isla de Livingston, en las gélidas tierras de la Antártida. Por primera vez, el montañero y piloto leonés emprende una aventura por mar, rodeando el mítico Cabo de Hornos y atravesando el legendario mar de Drake
Antártida. El terrible mar de drake
Jesús Calleja se dirige a la isla de Livingston, en las gélidas tierras de la Antártida. Por primera vez, el montañero y piloto leonés emprende una aventura por mar, rodeando el mítico Cabo de Hornos y atravesando el legendario mar de Drake. La expedición parte de Ushuaia, en la zona argentina de Isla de Fuego. En el puerto de esta localidad, conocida como 'la ciudad del fin del mundo', Jesús Calleja y su equipo se embarcan en el velero 'Australis'. Por delante tienen 1000 kilómetros de navegación por los mares más duros del mundo, para alcanzar los primeros islotes del continente helado. En la Isla de Livingston, la expedición abandona el velero para adentrarse a pie en busca de la base antártica española 'Juan Carlos I'. La intención es abrir una ruta de sur a norte nunca antes realizada. Pero en la Antártida, la niebla y las bajas temperaturas convierten cualquier expedición en un recorrido hacia lo desconocido. En la base española se preparan para la gran tormenta que se anuncia. Jesús Calleja y su equipo se resguardan, a bordo del 'Australis', en una zona que parece segura. Pero una tormenta antártica no se parece a nada que hayamos visto antes. Muy pronto, todos son conscientes de que corren serio peligro y se preparan para lo peor.
Antártida. La tormenta perfecta
Jesús Calleja y su equipo viven una terrible noche a bordo del velero Australis, fondeado en la Antártida, en la bahía de la Isla Decepción. En el exterior ruge la tormenta más fuerte de los últimos años, con vientos de casi 200 kilómetros por hora que causan estragos en el barco y están a punto de poner un abrupto final a la expedición. Tras alcanzar su primer objetivo en la isla de Livingston, ahora se proponen, simplemente, regresar sanos y salvos a puerto. El equipo debe acelerar su rumbo hacia el sur de la Península Antártida huyendo del temporal y a la espera de una ventana de buen tiempo que les permita alcanzar de nuevo el mar de Drake, de vuelta al continente suramericano. En su recorrido descubren la fauna antártica en estado puro: focas, ballenas, pingüinos,... y algunos humanos sorprendentes.
Si te lo perdiste, puede verlo en //www.cuatro.com/playcuatro