Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La corriente del espiritismo entró con fuerza en la fotografía de mediados del siglo XIX

En la segunda mitad del siglo XIX tuvo un gran impacto la corriente del espiritismo en la fotografía. Seres fallecidos aparecen en las instantáneas y la fotografía devuelve esa esperanza de que las personas no se han marchado, sino que permanecen. Un ejemplo de fotografía es una en la que aparece Arthur Conan Doyle, el creador de Sherlock Holmes. Arthur era un amante del espiritismo y contactó con su mujer cuando ya había fallecido y también con su hijo, muerto en la primera Guerra Mundial. Un fotógrafo captó una imagen de Arthur en la que aparece su hijo, ya fallecido.