Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los experimentos nucleares secretos de Estados Unidos en el atolón Bikini

Entre 1946 1958 más de una veintena de bombas atómicas y de hidrógeno fueron detonadas en Bikini, un atolón de Micronesia compuesto por 36 islas en pleno océano Pacífico. El objetivo del proyecto, conocido como Crossroad, era medir el efecto de una explosión atómica sobre un grupo de buques de guerra. En las naves embarcaban a animales para simular los efectos de las bombas en una tripulación humana. Los ensayos obligaron al ejército estadounidense a desalojar a todos los habitantes indígenas de la zona. A principios de los 70, muchos intentaron regresar a su hogar pero los altos niveles de radioactividad convirtieron aquel atolón sin importancia en una trampa mortal que acabó provocando cientos de muertes por cáncer. Todos los que estuvieron expuestos, pasaron a tener una esperanza de vida de 3 meses. Actualmente, se desconocen muchos aspectos de lo que allí ocurrió.