Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cierre de Iker: "¿Por qué admiramos la picaresca y nos quejamos de la corrupción?"

"Hace unos días, cuando Carmen y yo fuimos a recoger a nuestra hija, vimos a un tipo vestido normal que se acercó a comentarnos que había sido nuestro compañero. De repente, con un gesto que me conmovió, me dijo que su mujer había fallecido y que su hija estaba tetrapléjica. Uno se queda desalmado y culpable por no reconocerlo. El hombre nos dijo que si le podíamos dejar cincuenta céntimos para volver a Toledo a ver a su hija. Somos un pueblo que igual que tenemos la chispa y la genialidad, también tenemos esto. Nos quedamos con la mosca detrás de la oreja, cómo alguien va a bromear con la muerte de una hija. Estaba buceando en internet y veo un titular: El timador de las estrellas de televisión. Un hombre que, contando la misma historia, aborda a tertulianos que salen en la tele".