Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muñecas, cruces y apego a su casa eran las señas de identidad de las brujas de O Mato

Las brujas de O Mato pedían limosnas por los difuntos en los pueblos cercanos, nunca a sus propios vecinos, y cuando alguien les daba limosnas ellas les prometían que iban a hacer algo por las almas de sus antepasados fallecidos. Las meigas lo que hacían era colgar muñecas y pintar cruces a modo de ofrenda por los difuntos en la fachada de su casa. Su idea era que los difuntos encontraban reposo en esas muñecas o en esas cruces.