Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'El viaje de Luis': Una apasionante historia del poder del amor de un padre

La historia de Luis y su padre, José Manuel Gil, está llena de emocionantes momentos. Un niño que con 12 años se adentró en la muerte sin quererlo y la heroica proeza del su padre que jamás perdió la fe en el increíble poder del amor.

Con tal solo 12 años, Luis se clavó una pequeña navaja accidentalmente, dañándose gravemente una arteria y causándole daños cerebrales. La ayuda terapéutica de su padre ha obrado lo que los médicos han definido como un milagro. Su historia comenzó cuando José Manuel Gil, padre de Luis, se encontró a su hijo inconsciente en casa.
"Mi hijo se murió en la cocina de mi casa y decidieron trasladarlo a un hospital infantil con la esperanza de que su corazón volviera a latir", ha contado José Manuel. "Tras reanimarle, el doctor me dijo que había estado 20 minutos sin oxígeno, una eternidad para el cerebro", ha añadido.
Tras varios días en coma, su padre quiso estimular a Luis a través de la música, una pasión que compartían ambos: "Luis tiene facilidades para la música y se me ocurrió que podía ser un elemento estimulante". A pesar de la visión pesimista de los médicos, José Manuel no perdió la esperanza de salvar a su hijo: "Hubo doctores que lo dieron como un caso perdido, pero había que intentarlo por todos los medios"
José Manuel ha contado cómo fue el emocionante motivo del despertar del coma de Luis: "Siempre le cantaba con un micrófono, y en uno de esos momentos comenzó a mover los dedos de la mano derecha. A partir de ahí despertó"
El profesor José Carlos afirmó que en el caso de Luis se han producido tres milagros: "El cerebro es tiempo y el máximo que aguanta con medicamentos es 12 o 14 minutos, el caso de Luis fueron 20. Además, esos profesionales que le atendieron supieron hacer muy bien su trabajo. Y el último milagro es que hubo personas que apostaron por su vida en el hospital, podía no haberlos habido".
La recuperación de Luis fue asombrosa: "De alguna manera era la vuelta a la vida y ocurrió en un plazo sorprendente porque a los cuatro meses y medio Luis ya iba al cole". Además, actualmente Luis es un adolescente de 14 años que hace una vida normal: "Luis ya hace lo que cualquier niño, juega, toca el saxofón y no le queda ninguna secuela, ha recuperado todo el campo visual", ha explicado su padre.