Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Insomnio Familiar Fatal: La última pesadilla

En pleno S.XXI siguen existiendo auténticos enigmas para la ciencia, enigmas microscópicos y agresivos que pueden, incluso, acabar con la vida de quienes lo padecen. Uno de los más letales es el conocido con las siglas IFF. Son las iniciales de un síndrome de pesadilla para el que, a día de hoy, no existe ningún tratamiento.

El Insomnio Familiar Fatal es uno de los grandes enigmas de la medicina, una extraña afección de carácter hereditario que el periodista americano Daniel Max dio a conocer en 1973 con la publicación del libro 'La familia que no podía dormir: un misterio médico'
"Esta es una enfermedad degenerativa del cerebro que se transmite de padres a hijos con carácter dominante y que se debe a la acumulación de una proteína anormal que se llama la proteína priónica", explica Juan José Zarranz, catedrático de Neurología.
La enfermedad comienza a desarrollarse en la mediana edad y con el paso de las primeras semanas las horas de sueño van disminuyendo de forma drástica causando grandes problemas en el sistema nervioso y produciendo unas terroríficas pesadillas que comienzan a mezclarse con la realidad. "El paciente va encontrando ya durante el día imposibilidad para mantenerse despierto. Además, el paciente tiene sueños vividos que tienen manifestación motora", continúa Alejandro Ferré, neurofisiólogo clínico.

Según el neurólogo inglés Oliver Sacks, en este tipo de pesadillas surgen grandes rostros que flotan junto a la cama. Seres fantasmales que aparecen de la nada o animales amenazantes que se esfuman ante el aterrorizado testigo.
Poco a poco los distintos síntomas conducen al afectado a un final tan inminente como inevitable. "Es una enfermedad maligna, los pacientes fallecen en un año (de promedio). No tenemos tratamiento para estos pacientes, estamos esperando a que los investigadores del laboratorio nos aporten alguna luz para poder intentar algún tratamiento, hemos intentado alguno pero sin éxito", cuenta José Zarranz.
Treviño: Tierra maldita
Recientemente, lo medios comenzaron a informar de una estadística que nos obliga a involucrarnos de forma más cercana en la investigación de este anómalo síndrome. En España ya tenemos muchos casos, y dentro de España están concentrados en el País Vasco y más aún en Álava.
La doctora en biología Ana Belén Rodríguez, tras varios años de búsqueda consiguió rastrear el origen de la mutación en el País Vasco hasta el s.XVII. Finalmente, la investigación pudo poner en el objetivo un punto en el mapa. Precisamente un lugar cargado de misterio al que algunos medios han bautizado ya como maldito: el condado de Treviño