Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿'Psicópatas en la calle' tras la anulación de la doctrina Parot?

La derogación en Estrasburgo de la doctrina Parot ha permitido la excarcelación de decenas de psicópatas. Violadores, asesinos en serie, terroristas, pederastas están en la calle. Muchos creen en la reinserción, pero para grandes especialistas que estarán en el programa la psicopatía es incurable.

Según Javier Urra, el psicótico es el enfermo mental que no sabe cómo obrar y el psicópata es el que sabiendo que las cosas están mal, las hace porque cree que tiene que hacerlas. Según el director de la revista 'Año Cero', "hay gente nacida para matar". Según Javier Urra, en algunos casos esas personas no son recuperables porque no sienten que lo han hecho y porque no se arrepienten ni tienen compasión. "Los psicópatas no tienen tratamiento", dice Francisco P. Abellán.
"Muchas de estas personas tienen una doble vida, que matan y después tienen su mujer y sus hijos", explica Javier Urra. "Los programas de recuperación 'VIDO', de violencia doméstica, no sirven para nada pero aquí vivimos en el reino de la hipocresía y de lo políticamente correcto", explica Javier Nart. Esos programas de violencia doméstica se crean en la cárcel para tratar de reinsertar a esas personas. Pero se puede reinsertar únicamente a los reinsertables. Según Iker Giménez la infancia es más importante de lo que nos creemos. "No todos los que matan son psicópatas", dice Francisco P. Abellán.
"Mientras hablamos de esto hay una distracción de los problemas reales de España", dice Enrique de Vicente, director de la revista 'Año Cero'. "Los padres de las víctimas se han hundido un poco más cuando estaban recuperando su vida, al ver que estos asesinos han salido de la cárcel", afirma Francisco P. Abellán.