Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Hay que tener miedo a la situación actual?

“Estamos enfrentados a dos intereses muy contrapuestos. Por un lado necesitamos energía porque cada vez se consume más, y las únicas formas de tener reservas de gas son hacer depósitos en superficie, que es peligroso, o hacerlos subterráneos. Al hacerlos subterráneos, estamos inyectando presión en antiguos huecos naturales, y si no se calculan bien esas presiones, depende de donde se haga, quizá pueda tener consecuencias más o menos graves”.