Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El policía del expediente Vallecas cuenta cómo vivió aquella noche

José Pedro Negrí, inspector jefe de la policía en 1992 relata que lo tiene en la memoria y no se le olvida aunque hayan pasado veinte años.

“Lo primero que me impresiona es que llego a la casa y veo a la familia en la calle con un frío espantoso y la madre con un niño de pecho así que  intenté tranquilizarlos”, nos cuenta José Pedro quien reconoce que nunca tuvo la impresión de que mentían y se ofreció a subir al piso para ver lo que ocurría.

Entramos seis policías y nos sentamos en el salón, empezamos a hablar y la familia empieza a contar lo que le había pasado a la hija. Apagan las luces y no pasaron más de dos minutos cuando una de las puertas de abre de una forma violenta. Encendió la luz e hicimos una inspección para determinar por qué había ocurrido aquello”.

Recuerda que en ese momento los otros compañeros se marcharon a la calle y sólo aguantó uno de ellos. José decide preguntar en qué otros sitios se producían los fenómenos y era en el cuarto de la hija. Van para allí y oyen un ruido estrepitoso, “como una cacerolada en la terraza pero no vimos nada. En el cuarto de baño, que no lo utilizaban, se me puso el pelo de punta y noté un frío interior que nunca había sentido. Salí de allí intentando disimilar”, admite.