Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El salto infinito, un nuevo Confidencial de Iker Jiménez

Iker JiménezCUATRO
Iker Jiménez y su equipo han pasado ocho meses bajo tierra, viendo y filmando con la misma luz y la misma perspectiva que lo hacía el hombre prehistórico. Las cavernas y sus secretos han sido su objetivo. Por encima de todo eso, y dando nombre al documental, se encuentra la incógnita del gran misterio de nuestra especie. Un asunto para el que la ciencia aún no tiene respuesta: ¿en qué momento nos hicimos realmente humanos?.
El director de Cuarto Milenio asegura que "hace unos 41.000 años ocurrió algo. Algo que transformó nuestro cerebro. Algunos científicos lo llaman El salto infinito."
El homo Sapiens Sapiens, de pronto, adquiere conciencia propia, creencias, símbolos, arte, religión, lenguaje. Somos lo que somos justo a partir de ese instante. Y todo surge en una cueva. Habitualmente son enclaves en los que nadie puede entrar. Pero hemos ido allí, para contarlo y mostrarlo. Creo que mucha gente va a impresionarse. Porque lo hemos visto y filmado exactamente como lo veían ellos, con sus mismas luces y sombras".
Altamira, Niaux, La Pasiega, El Castillo, Santián, Los Casares, La Garma, Las Monedas, Las Chimeneas, La Hoz, Más D, Azil... Más de veinte santuarios de la Prehistoria serán mostrados de una forma que jamás se ha visto en la televisión.
Como conclusión, el director de El salto infinito afirma que "después de Chernobil hemos hecho algo diferente y arriesgado. Hemos aunado a científicos con información rigurosa, a primeras figuras de la arqueología mundial, con la posibilidad de asistir a ritos iniciáticos tal y como se produjeron, a auténticos misterios que acabaron fundando las religiones en algunas cavernas. Un auténtico viaje en el tiempo. Mi objetivo fundamental es que la gente se enamore del rico patrimonio que tenemos bajo nuestros pies. Encender en muchos el amor por los misterios de la Prehistoria y hacer justicia con muchas cosas que ocurrieron en nuestro país. No es una tarea fácil. Yo fui un niño enamorado de la Prehistoria y, treinta años después, la televisión me ha hecho comprender su latido y su enigma. El mensaje de las cavernas, de lo que se encierra en ellas, es muy importante para estos tiempos de crisis y desesperanza. Nos hacen creer en las mágicas fuerzas de la naturaleza".