Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Soñó Lincoln con su propia muerte?

El equipo de debate de 'Cuarto Milenio' ha analizado la misteriosa figura Abrahán Lincoln. Siempre relacionado con el esoterismo y con un pensamiento que le llevaba a la melancolía y a padecer insomnio, este importante ex presidente de los Estados Unidos tuvo una vida y una muerte rodeada de misterios. La leyenda cuenta que, veintidós días antes de su muerte, soñó con su propio velatorio en la Casa Blanca.

Según el mito, Abraham Lincoln tenía sueños premonitorios, que siempre contaba a su mujer para encontrarles sentido. Una vez tuvo un sueño en el que se miraba en el espejo y en él veía reflejadas dos caras: una triste y una alegre. Su mujer auguró su triunfo y su decadencia.
Su muerte, todo un misterio –murió asesinado de un disparo en un teatro- también se le apareció en un sueño en el que vio su propio velatorio en la Casa Blanca. Preguntó: “¿Quién ha muerto” y alguien le contestó: “El Presidente de los Estados Unidos”. También vio su cuerpo río abajo sobre un río. Y tras su muerte, son numerosos los testimonios de personas que aseguran haber visto su espectro.
“Lyndon Johnson llegó a decir que había visto el espíritu de Lincoln y que había hablado con él. El matrimonio Roosvelt contaba abiertamente a sus amigos e invitados de la Casa Blanca que ellos sentían la presencia de Linconl. Y hay una historia que es la más llamativa de todas, que es la de la reina Guillermina de Holanda, que hace una visita a la Residencia. De repente, el servicio y el personal de seguridad escucharon a la reina gritar estremecida y se desmayó. Un oficial entró en la habitación y vio una sombra, que el interpretó que era Lincoln, poniéndose unas botas", ha recordado Cuarto Milenio.
El esoterismo que envuelva al matrimonio de los Lincoln no tiene límites. Dicen las malas lenguas que, tras su asesinato, su viuda quería ponerse en contacto con su espíritu a toda costa y que, para invocarlo, usó trozos de pelo y del craneo muerto de su marido.