Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Operación: Belchite II

Pocas veces una noche de investigación depara tantas sorpresas. Cuarto Milenio pone sobre la mesa todo lo que Paloma Navarrete y el equipo captó en su visita a Belchite.

"Va a ser muy difícil para este equipo olvidar las investigaciones en Belchite. Uno no imagina que eso intangible, extraño, que debe acompañarnos desde el principio de los tiempos, se puede cruzar con nosotros. No ha sido una persona, hemos sido todo un equipo, cada uno con su forma de pensar, de una forma sectorial, hemos vivido y sentido cosas que además se acompañan de datos tecnológicos", así de emocionado presentaba Iker la segunda parte de la investigación en el pueblo abandonado de Belchite.
A la primera entrega se une la experiencia de la sensitiva Paloma Navarrete en el pueblo en ruinas. Extrañas visiones que Navarrete tuvo en el viejo pueblo y que  explican el origen de estas voces, cánticos y ruidos captados por los equipos de grabación. "Pocas veces he visto a Paloma tan inquieta. Paloma se desplazó a Belchite sin saber nada de lo que este equipo había vivido unos días antes… y Paloma estaba tan inquieta que llega a decir: 'me quiero ir de aquí'", recuerda Iker con la invitada en el plató.
"Ha sido una experiencia muy inquietante porque ha sido el lugar donde me he encontrado con un mayor nivel de angustia, un lugar muy impregnado de sufrimiento, de dolor, de angustia y todo muy vivo, muy ahí", asegura la protagonista.
"Era tal la sensación de muerte ahí que yo les dije: 'Yo no subo. Yo me quiero ir'. Luego ya me entró la sensatez y subí con el resto del equipo. Yo subía por las escaleras y oía respiraciones y cuando llegué arriba lo único que había era cadáveres unos encima de otros…¡terrible!", así recuerda Paloma uno de los momentos más duros en Belchite.

Psicofonías

Además, Iker analizó junto a Manuel Rodríguez, los sonidos captados allí. "Es de los sonidos más extraños y más difíciles de interpretar como algo extraño… los cánticos se oyen claramente", afirma el ingeniero de sonido y colaborador del programa. Pruebas sonoras que dan fe de que Belchite es, sin duda alguna, un lugar marcado.