Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

‘El tocho’, el violento atracador de Madrid, ya ha sido detenido

Entra en una sucursal bancaria con un pasamontañas y la mano en el bolsillo. Se dirige a las empleadas y, al pasar, busca la cámara de seguridad para evitar que grabe lo que va a suceder. Las amenaza con un cuchillo, exigiendo que le entreguen todo el dinero. Intentan explicarle que las cajas están cerradas, pero él se pone nervioso y zarandea a una de ellas.

Su compañera le entrega un fajo de billete, pero no conforme, saca de nuevo el cuchillo y golpe sobre la mesa. La mujer le da más dinero y él decide irse, no sin antes advertir de que no llamen a la Policía. Juntando las manos, una mujer suplica que no les haga daño. Están aterradas. Son dos minutos interminables, el método con el que este hombre perpetró otros cuatro asaltos.

Unas imágenes han permitido identificarle, pero sobre todo lo ha hecho la descripción de sus víctimas: siempre empiezan diciendo que mide casi dos metros y es muy corpulento.

La Policía ha conseguido detenerle en una calle de Madrid, pero ha hecho falta una decena de agentes para reducirle. Su nombre es Carlos Emilio Prado, alias ‘El tocho’, un atracador reincidente de 42 años que va acompañado de otro hombre, con el que hace unos días dio su último golpe.

Los dos se conocieron en la cárcel, cumpliendo condena por otros atracos. Y en septiembre, ‘El tocho’ aprovechó un permiso penitenciario para darse a la fuga y, desde entonces, ha estado en busca y captura, viviendo de sus asaltos.